Power Tools

¿Cómo redactar un CV vendedor?

Debes saber que ocho de cada 10 currículums se descartan por mala redacción, por ello mostrar los logros que te destaquen de otros candidatos es el mayor reto en este documento. Aquí algunos consejos para redactarlo. 
Redacción
04 octubre 2016 19:38 Última actualización 06 octubre 2016 13:30
empleo

empleo (Shutterstock)

El currículum vitae es tu carta de presentación frente al empleador, y si eres descuidado en la redacción de este documento te puede costar ser desechado como candidato.

Los empleadores reciben muchos CVs, por lo que es importante simplificar su trabajo para leerlos, a través de un diseño que jerarquice la información lo más claro posible, especialmente al presentar la experiencia profesional, además se debe evitar que se descarte por errores que causan mala impresión, como mala ortografía o redacción.

“El currículum debe crear una imagen inmediata de quién eres y qué puedes hacer por el puesto. Un error común es no hablar de logros y limitarse a dar una lista de trabajos, con frases ambiguas que no demuestran el potencial del candidato”, dijo Ivonne Vargas, especialista en Recursos Humanos de Bumeran.com.

A la hoja de vida hay que verla como un “marketing personal”, agrega Vargas, por lo que es importante cuidar otros aspectos que conducen a una ‘mala venta’ del candidato, como excederse en datos personales y en el diseño del mismo, no jerarquizar adecuadamente la información, o mentir en el tipo de habilidades.

Muchas organizaciones, incluso, buscan en el currículum palabras asociadas al puesto y la actividad a desempeñar. Es común este proceso al reclutar a través de bolsas de empleo en línea, así que identificar frases clave para el empleador e incorporarlas en el CV, en la versión virtual e impresa, puede ayudar a diferenciarse.

Estas son algunas recomendaciones para elaborar tu currículum:

1. ‘Menos’ es más. En el currículum aplica esta regla, debes ser estratégico al utilizar las palabras y evitar frases de ‘relleno’ que impiden al reclutador encontrar tu información relevante. Esto aplica desde la primera sección del CV, para los datos personales basta con incluir nombre, teléfono, correo electrónico y, si acaso, dirección. La misma síntesis debe seguir a lo largo del documento, un error común al llegar a experiencia profesional, por ejemplo, es perderse en describir habilidades o utilizar frases trilladas como “responsable por”. Esto genera una comunicación ambigua, no permite ver que hiciste en lo laboral, o en una práctica profesional.

2. Se vale re-leer lo que escribes. En la redacción de la hoja de vida, sobre todo la primera que se escribe, una falla común son los “dedazos”, es decir, invertir u omitir letras. Es tu marketing, ¿quieres que haya una mala imagen desde el inicio? Si tienes dudas sobre la redacción, comparte con alguien más el documento como ejercicio para detectar errores.

3. Los resultados hablan por ti. Una tentación en el apartado de experiencia profesional es poner nombre de la empresa y, enseguida, enfocarse en citar una o dos obligaciones. Es una salida fácil, pero no es la forma más atractiva de presentarte. Al empleador le interesan tus resultados, no sólo saber de responsabilidades. Una forma atractiva de presentar esta información es elegir tus mejores logros y escribirlos utilizando esta fórmula: Reto (que viviste) + Acción (que tomaste) = ¿qué resultados?

Estos puntos permitirán que tu CV resulte fácil de leer para el reclutador, sin embargo, hay otros aspectos que ayudarán a diferenciarse, por ejemplo, busca que la información ‘encaje’ con las destrezas que son importantes para el puesto y la propia misión de la organización. Evita, a su vez, caer en la tentación de tener una misma versión de currículo para todas las empresas que aplicas.