Power Tools

Cinco reglas para tener
una empresa exitosa

El factor humano en una empresa es clave, pues es el que puede detonar el prestigio o fracaso de ésta. Para potenciar a tu personal, toma en cuenta estas cinco sencillas medidas.
Angélica Hernández
10 diciembre 2014 22:58 Última actualización 11 diciembre 2014 5:5
Empresas exitosas

Escuchar y reconocer al talento de la empresa es indispensable para que ésta tenga éxito. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El éxito de una empresa no se define por el mobiliario de sus oficinas o su ubicación, sino en el factor humano. Expertos recomiendan seguir cinco pasos para potenciar el éxito de tu negocio a través de tu personal.

1. Escucha a tus empleados. Las aportaciones y las diferencias de los colaboradores son tomados en cuenta, reconocidas y hasta animados para implementar alguna estrategia o mejorar algún aspecto en particular o en los procesos generales de la empresa.

2. Reconoce. A todos nos gusta que nos alaguen a pesar de que sea nuestra obligación, de hecho, un área de oportunidad en las empresas mexicanas es la falta de reconocimiento del trabajo, valorar la tarea de tus empleados con un simple “buen trabajo y gracias” incrementa su productividad y sentido de pertenencia.






3.Informa.
Si en el lugar de trabajo fluye la información, es transparente y explícita es un mejor lugar para trabajar, esto radica en la comunicación, el líder se ocupa de que la gente sepa lo que debe saber y lo que tiene qué hacer.

4. Agrega valor a tus empleados. A pesar de que no quieres que tu talento se vaya de tu empresa, es un riesgo que siempre existirá, por ello debes brindarle las herramientas necesarias como flexibilidad de horarios para hacer una maestría, de modo que la gente salga mejor de como llegó a tu empresa.

5. Sigue tus reglas. Las reglas y límites que se impongan al interior de las organizaciones, no solamente deben ser controles sino líneas a seguir en las que la gente crea. Es muy común que las empresas impidan tener familiares dentro de la misma, sin embargo, muchas veces, los mismos dueños “recomiendan”.