Power Tools

Cinco pasos para tu estrategia de 'job hunting'

Al momento de buscar empleo, no basta mover tu currículum
a través de las bolsas de trabajo electrónicas; con el Job Hunting generas tus propias oportunidades, ya que con una investigación de la empresa y puesto deseado, se puede desarrollar una propuesta y así llegar a la persona clave.
Angélica Hernández
03 diciembre 2014 23:30 Última actualización 11 diciembre 2014 7:55
ME. Cinco pasos para tu estrategia de Job Hunting.

Presentar una propuesta conforme a la estrategia de Job Hunting, hace la diferencia entre los candidatos. (Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- ¿A veces te has preguntado por qué el primo del vecino tiene un trabajo tan bueno o con tantas oportunidades de crecimiento y sin embargo tú sigues “buscando” el trabajo de tus sueños? la respuesta es sencilla, las oportunidades no caen del cielo, eres tú quien debe generarlas.

No basta con enviar tu currículum a muchas empresas a través de las bolsas de trabajo electrónicas, que aunque son una buena herramienta –siempre y cuando lo complementes con otras estrategias-no te permiten llegar más allá.

El tema es que buscar trabajo requiere de analizar tus habilidades, así como tus debilidades pero además tienes que realizar una búsqueda de información sobre la empresa o el puesto al que aspiras.

Y es ahí donde entra el Job Hunting, que no es más que generar tus propias oportunidades, en las que a través de la investigación de la empresa o del puesto, puedas desarrollar una propuesta con estrategias claras, y llegar a la persona correcta.


“La gente se limita porque sabe que las empresas no están buscando a nadie, hay mucha competencia, si no hay una posición abierta piensan que no tiene sentido que desperdicien su tiempo, en fin, la gente solita se pone miles de barreras”, explicó Claudia Amezcua, directora del centro de dirección de carreras MBA del IPADE.

Sin embargo, afirmó que presentar una propuesta conforme a la estrategia de Job Hunting, hace la diferencia entre los candidatos”.

CREA TUS OPORTUNIDADES

1. Define objetivos.
Primero preguntarte: dónde quieres estar y qué es lo que quieres hacer. Poca gente se toma el tiempo de hacer esto y es recomendable tener al menos cinco objetivos. La idea es trabajar con ellos y jerarquizarlos por interés y por lo que conoces de la empresa.

2. Hacer investigación.
Una investigación profunda aunque no muy detallada que te permita ver lo que está haciendo la empresa hoy en día, una primer fuente es la página web que te da las líneas de negocio, otra puede ser el reporte anual porque eso ofrece una visión a futuro de los planes de la empresa, y por último, -aunque suene muy simple la gente no lo hace- es buscar las noticias de la empresa o del sector en Google.

3. Busca a quien no te pueda contratar.
Todos piensan que la mejor estrategia es el networking, es decir, hablar o pedir ayuda de contratación con el conocido de alguien, sin embargo, es el peor error. Se vale usar esos contactos pero se tiene que llegar a ellos cuando ya tengas una propuesta para su empresa en la mano, cuando estés listo y tengas algo que ofrecer.

A estas personas las puedes conseguir de Linkedin, de tu red de contactos de la universidad o tus conocidos.

Es gente que quizá no esté en el área que te interesa y no sea el tomador de decisión para una contratación, pero no importa, de hecho la idea es buscar a gente totalmente ajena a lo que quieres hacer. Lo importante es que sea gente cercana a ti, es decir, alguno de los graduados antes de tu generación o el amigo de un primo, con la finalidad de hacer empatía con esa persona.

Cuando haces contacto con ellos hay tres cosas muy importantes:
a) Nunca pedirle trabajo.
b) Nunca les vas a mandar tu currículum.
c) Nunca les vas a pedir ayuda.


El objetivo con ellos es hablar diciéndoles que te interesa la empresa donde él ya trabaja, “sé que tienes cinco años trabajando ahí, y me encantaría que me platicaras más de la empresa, creo que tus consejos me ayudarán mucho”. El enfoque es, tratarlos como expertos y pedir un consejo sobre la empresa.

Este paso, te permite conocer más de la empresa y su cultura, pero sobre todo, buscar un aliado para que te haga networking interno, podría recomendarte hablar con las personas adecuadas y que incluso él mismo te pueda referir con ellos.

4. Elabora una propuesta.
Una vez realizados los puntos anteriores, la información recabada te es suficiente para elaborar una propuesta, todos sabemos que no será la propuesta que va a resolverle la vida a la empresa, pero eso no importa, la idea es hacer una propuesta muy sólida con beneficios concretos, en donde tú como candidato vas a decir lo que estás proponiendo para traer beneficios específicos a la compañía y por qué tu experiencia anterior y tu perfil personal hace fit con lo que estás proponiendo. Es decir, demostrar por qué tú eres la persona ideal para el puesto que te estás proponiendo.

5. Busca la cita con quién sí te puede contratar.
Aquí hay muchas barreras pero también muchas estrategias. Una es buscar con qué persona de tus contactos puedes tener acceso al director del área de tu interés. Otra es a través de las mismas personas que tu entrevistaste para que no te contrataran, entonces ellos mismos te pueden conseguir una cita con la persona indicada. Pero si no hay nada de esto, es momento de salirte de la caja y mostrar tu proactividad.

“Una persona que mandó a su hermano vestido de mensajero, escribió una carta muy bien hecha diciendo que tenía una propuesta muy interesante para la empresa. Esa carta la cerró, la envió en un sobre con sello de confidencial y con una botella de vino. Se la entregó al hermano, la secretaria recibió esto y se lo puso en su escritorio al jefe. El jefe lo vio, abrió la carta, le llamó la atención porque fue algo distinto”, contó Amezcua.

El resultado fue que después de un tiempo el director lo recibió y aunque no podía reclutarlo porque la empresa tenía un problema de contrataciones, le gustó su proyecto pues efectivamente la propuesta contenía las fallas de la empresa y aunque las soluciones no eran las mejores, lo contrató de manera externa como un proyecto alterno.