Power Tools

CFA, la certificación más ‘hot’ para los financieros

Las ventajas de convertirse en un Analista Certificado Financiero son los conocimientos que pueden ayudar tanto a valuar una empresa como a manejar portafolios de inversión y aunque en México hay menos de 200, la cifra ha comenzado a aumentar.
Daniel Blanco
01 marzo 2015 23:53 Última actualización 03 marzo 2015 14:10
ME. CFA, la certificación más ‘hot’ para los financieros.

En México, crece la tendencia a obtener un Chartered Financial Analyst o CFA. (Alejandro Gómez)

Cada vez más expertos se sumergen en los libros para ser Analista Financiero Certificado (Chartered Financial Analyst o CFA), que se distingue de programas de posgrado tradicionales debido a la relación costo-beneficio y a la alta especialización que brinda.

“El CFA otorga un alto conocimiento especializado en finanzas en tres niveles de exámenes acumulativos, y te da un conocimiento razonablemente técnico sobre todos los aspectos financieros, desde valuar una empresa a manejar portafolios de inversión”, dijo Javier Doménech, uno de los primeros 15 CFA en el país y presidente de la CFA Society Mexico.

“Yo también tengo un MBA y en mi opinión, el MBA, es un curso más general, por lo menos el primer año porque llevas más información de administración y mercadotecnia, también se llevan finanzas pero digamos que es una rama”.

Yo compararía el hacer un examen de CFA con un maratón, requiere una gran preparación y de bastante constancia con varios meses de anticipación



De acuerdo con datos del CFA Institute, en todo el mundo hay 118 mil 847 CFAs o charterholders, pero en México apenas suman 154, aunque cada vez hay mayor interés.

“Al final del día es una cuestión de mercado; el mismo mercado, a medida que se ha profesionalizado la industria de activos, está demandando mucho el programa. En el 2000 éramos 15 charterholders y hoy en día somos más de 150”, dijo Doménech.

El programa es autodidacta y menos del 20 por ciento de quienes lo inician obtienen la certificación. En 2014 se entregaron 19 certificados en el país y actualmente hay 600 aspirantes inscritos para alguno de los tres exámenes.

“Yo creo que hoy la certificación es más reconocida porque hay más gente haciéndola en México”, dijo en entrevista con El Financiero José Helue, analista en la casa de bolsa Interacciones, master en finanzas y recién graduado del CFA en septiembre de 2014. “Honestamente la certificación me ha abierto más las puertas que el master, me han buscado bastante, me ayudó a subir de nivel en la industria en la que estoy”.

“Hice una maestría en finanzas en el Exeter en Inglaterra en 2010 y 2011. El CFA es muy aplicable y es más amplio, cubre muchos temas, y esto es una ventaja que es directamente aplicable; la maestría puede llegar a ser muy densa, muy teórica y muy profunda, en cambio la certificación, al ser profesional, es muy aplicable a lo que se hace en la industria”, explicó.

Un MBA en las universidades más destacadas de México y el mundo cuesta entre 27 mil y 67 mil dólares, mientras que el CFA tiene un costo de alrededor de 3 mil dólares.

“Debe ser de los programas educativos de excelencia más baratos. El costo, más que económico, es el tiempo libre que vas a dedicar a estudiar lejos de tu familia y tus amigos; el gran costo es el tiempo que le tienes que dedicar”, explicó Doménech.

COMO TITULACIÓN

El ITAM y el ITESM campus Monterrey son las únicas instituciones de educación superior en México que son partners del CFA Institute, y la primera de ellas ofrece una alternativa de titulación a los alumnos de la Licenciatura en Dirección Financiera.

Los estudiantes de último semestre que tengan acreditado el nivel uno podrán titularse con un reporte bursátil en el que se apliquen los conceptos estudiados para dicha prueba.

“En una tesis, los alumnos tienen que demostrar que poseen el conocimiento y el juicio para aplicar lo estudiado en la carrera”, explicó Pablo Galván Téllez, director del Centro de Investigación y director de la Licenciatura en Dirección Financiera del ITAM.

“Les damos una oportunidad distinta con el reporte bursátil, confiamos en que el examen de CFA nivel uno tiene un nivel suficiente, por eso entonces lo que resta es preguntarle al alumno, a través de un análisis o reporte bursátil, como utilizaría los conceptos estudiados para el examen de la certificación. Este reporte se juzga por tres sinodales del ITAM”.

NUEVAS OPORTUNIDADES
Gustavo Espinoza Travitas, consultor de inversiones en Tower Watson y uno de los primeros 100 charterholders de México, comparte cómo implicó un elemento diferenciador en su carrera en finanzas.

“Yo soy ingeniero en sistemas electrónicos, durante 10 años trabajé haciendo páginas web, bases de datos, y me empezaron a interesar las cuestiones financieras. Entré a la maestría en finanzas, y ya casi terminando comencé a buscar trabajo y no tuve mucho éxito. Uno de los maestros que tenía era CFA y me dijo que la certificación me podía ayudar a avanzar.

“Entré al programa y gracias a las relaciones que hice en la sociedad pude encontrar mi primer trabajo en el área de inversiones. Para ingresar al puesto que tengo hoy en día se pedía específicamente el certificado de charterholder, entonces por eso en las entrevistas muchos se quedaron atrás”.

El CFA es una certificación uniforme lo que implica que, a diferencia de cursos de posgrado que existen en diversas universidades, sólo hay un curso y no existen como tal otras instituciones que lo ofrezcan.
“Todos los empleadores de finanzas a nivel mundial conocen el CFA, y en cambio si tienes un MBA se preguntarán en dónde lo hiciste”, dijo María Elvira Gutiérrez López, la segunda mujer CFA en México y también consultora de inversiones en Tower Watson.

LO BÁSICO

El inicio. Para inscribirte al primer nivel tienes que estar en el último semestre de carrera o bien haberla concluido.

A estudiar. Por cada nivel hay aproximadamente 70 lecturas, lo que implica en promedio dos mil 600 páginas.

El tiempo. Se calculan entre 250 y 300 horas de estudio por cada uno de los exámenes.

Requisitos. Para certificarte debes acreditar tres exámenes, tener cuatro años de experiencia laboral y haber cursado una carrera profesional.