Power Tools

Carrera después
de los 50, usa la
experiencia a tu favor

Para aquellos que tienen más de 50 años, la búsqueda de empleo puede volverse un reto; sin embargo, su experiencia, flexibilidad
y compromiso pueden ayudarlos a capitalizar sus oportunidades.
Angélica Hernández
07 diciembre 2014 22:52 Última actualización 08 diciembre 2014 5:5
Etiquetas
50 AÑOS

Para conseguir un buen trabajo pasados los 50, expertos recomiendan analizar el campo laboral y adaptarse a las nuevas tecnologías. (Alejandro Gómez)

CIUDAD DE MÉXICO.- Colocarte en un empleo implica el mismo esfuerzo a los 30 que a los 50 años, solamente que al medio siglo te puedes enfrentar con que tu edad sea una complicación. Aunque en México se da mayor importancia a la edad en lugar de la experiencia, esto ha ido cambiando con el tiempo.

Tener 50 años no significa estar acabado profesionalmente, sin embargo sí es necesario estar preparado y sobre todo adaptado a las nuevas tecnologías. Colocarte a esta edad también implica hacer una investigación del campo laboral, como si fueras recién egresado, analizar las necesidades de las empresas e incluso crear tus propias oportunidades laborales.

Rémy de Cazalet, director general de PageGroup, explicó que la gente que pasa el medio siglo, son personas con experiencia, bastante flexibles, adaptables a los cambios, con mucha aptitud y actitud, e incluso más comprometidas que los más jóvenes.


“A esa edad lo que importa es lo que han hecho, de dónde vienen y sus referencias, además de tener la capacidad de hablar inglés, pero en general son personas que asumen con mucho mayor compromiso los empleos, esa es una gran ventaja”, dijo.

Destacó que para estas personas una buena estrategia de colocación es acercarse a empresas que justamente se dedican a colocar a personas con experiencia, “es decir, tienen que adaptarse a esta nueva era de selección de personal, por lo tanto tienen que hacerlo a través de una agencia”.

El directivo resaltó que no es cuestión de edad sino de actitud y disposición para enfrentar y sobre todo adaptarse a las nuevas demandas del mercado laboral, algo que, dada la experiencia de estas personas, les da mucha ventaja.

De acuerdo a PageGroup, estos son los pasos que se deben seguir para continuar una carrera después de los 50 años de edad:

1. Explota tu experiencia
Cuando te presentes frente al reclutador, algo que tienes que resaltar es que tus 50 años te han dado una cosa muy valiosa que es: experiencia en el manejo de personal o en el dominio de un sector. Recuerda siempre, como dice Claudia Amezcua, directora del centro de dirección de carreras MBA del IPADE, “ejemplo de habilidad más ejemplo de solución”, es decir, no basta con mencionar que eres bueno liderando equipos de trabajo, siempre se debe poner una situación que demuestre esa habilidad.

2. Eres flexible, demuéstralo
De acuerdo a Rémy de Cazalet, una de las características de esta edad es la flexibilidad, entonces demuéstralo. Si toda tu vida te dedicaste a un sector en específico o a hacer ciertas actividades, es tiempo que expandas tus horizontes y te adaptes a las necesidades del mercado.

3. Está presente en las redes sociales
Hacer contacto con amistades y conocidos del área laboral siempre es una excelente opción a los 20, 30 ó 50 años de edad. El director de PageGroup recomienda hacer networking a través de redes como LinkedIn, bolsas de trabajo o agencias de reclutamiento. Existen agencias enfocadas a colocar personal de alta dirección sin importar la edad, pues lo que buscan las empresas es la experiencia.

4. Capacítate
Una constante a lo largo de toda tu carrera es la capacitación, de manera especial en las nuevas tecnologías y en la adaptación a las nuevas formas de trabajo. En este rubro también entra el dominio de otros idiomas.

5. Marketing personal
Tú eres tú marca y tienes que generarte una imagen a proyectar basada en tus habilidades y competencias pero también adaptada a las necesidades del mercado laboral. Por ello, debes tener actualizado tu CV donde quede de manifiesto tu experiencia profesional y además tienes que ajustarlo, dependiendo de las necesidades del puesto al que aspiras.