Sin redistribución del ingreso, no hay crecimiento: Chertorivski
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sin redistribución del ingreso, no hay crecimiento: Chertorivski

COMPARTIR

···
Política

Sin redistribución del ingreso, no hay crecimiento: Chertorivski

El secretario de Desarrollo Económico del DF dijo que es falso que un bajo salario mínimo haga competitivo al país y negó que un aumento sustantivo generaría un efecto inflacionario, pues, señaló, es la herramienta idónea para luchar contra de la desigualdad y combatir la pobreza.

Yoisi Moguel/Enviada
30/04/2014

GUADALAJARA. El crecimiento y el bienestar del país no será posible mientras que no exista una redistribución del ingreso, advirtió el secretario de Desarrollo Económico del Distrito Federal, Salomón Chertorivski.

El funcionario del Distrito Federal indicó que el problema de la justicia social en México, además de económico, es de crecimiento, por lo que sin el reparto del ingreso, que mejore la capacidad de compra de la mayoría de la población, no se encontrará la salida al desarrollo.

Aquí lo importante, más allá del axioma “crecer para después distribuir”, es cuestionarnos respecto a si es posible un crecimiento sostenido en una redistribución razonable del ingreso", anotó.

,,

Durante su participación en el tercer día del Encuentro Internacional: La Izquierda Democrática, el también integrante del Instituto de Estudios para la Transición Democrática (IETD) al hablar de la crisis de los Estados y de la economía mundial, planteó la necesidad de lanzar en el marco de la actual coyuntura política, un programa de inclusión social.

“Volver y revolver nuestra reforma fiscal sostenida por una sólida coalición política pluralista para lanzar un programa de inclusión social, quizá el más amplio y universal de nuestra historia que nos permita pensar y consolidar una renta mínima de ciudadanía para todos los mexicanos”, expuso.

Salomón Chertorivski reiteró que es necesario que se quiten los tapujos y se hable con seriedad sobre el salario mínimo que en la década de 1980 a la de 1990 perdió el 60 por ciento de su calidad real y que si bien se logró mantener, nunca se ha recuperado.

Por ello, resaltó que las falsas concepciones de quienes consideran que un bajo salario mínimo nos hace competitivos y que su aumento sustantivo generará un efecto inflacionario son falsas, pues el salario mínimo es la herramienta idónea para luchar contra de la desigualdad y para combatir la pobreza.

Y puntualizó que una vez en marcha la gran reforma de inclusión social se podrán emprender otras tareas amplias o difíciles pero ya no a costa de más desigualdad, inestabilidad e inseguridad.