Senado clausura periodo extraordinario
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Senado clausura periodo extraordinario

COMPARTIR

···
Política

Senado clausura periodo extraordinario

Con los votos a favor del PRI-PAN y en contra del PRD, se realizó la clausura del periodo extraordinario con la negativa de dar trámite al tema de las coaliciones partidistas.

Notimex
19/06/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO.- El pleno del Senado de la República clausuró el periodo extraordinario de sesiones con los votos a favor de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), y la oposición del PRD.

Antes de la clausura, el presidente de la Mesa Directiva, Raúl Cervantes Andrade, turnó a las comisiones Unidas de Reforma del Estado, Gobernación, Justicia, y Estudios Legislativo Segunda, el dictamen remitido por los diputados referente a las coaliciones partidistas.

En entrevista posterior, Cervantes Andrade explicó que la clausura del periodo extraordinario de sesiones se concretó porque la convocatoria de la Comisión Permanente lo permitía.

,,

“Es un asunto del pleno” y el coordinador perredista, Luis Miguel Barbosa, solicitó someter a votación si continuaba o no el periodo extraordinario, dijo el senador del PRI, quien dejó claro que el tema de la reforma en materia de coaliciones “no está muerta”, por lo que se analizará posteriormente.

El dictamen turnado a comisiones hace referencia a la forma en que se contabilizarán los votos cuando dos o más partidos formen coaliciones.

Por su parte, el coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, negó haber solicitado la clausura del periodo extraordinario de sesiones, cuando estaba pendiente la discusión del Artículo 87 de la ley de partidos relacionado con las coaliciones.

En conferencia de prensa el legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) señaló que pedía en tribuna que se votara en el tablero para que quedara registrado quiénes querían que continuara la discusión y quiénes no, y consideró ilegal el cierre del periodo.

Barbosa mencionó que el PRD y el senador Ernesto Cordero, del PAN, votaron para que continuaran los trabajos del periodo extraordinario para los temas pendientes del día.

En cambio el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Raúl Cervantes, el PRI y la fracción del PAN votaron para que se cerrara.

En cuanto a las declaraciones de la diputada Martha Lucía Mícher, del PRD, quien criticó que Barbosa supuestamente pidió que terminara el periodo, el senador pidió a su colega informarse primero de lo que sucedió.

Además, el pleno del Senado aprobó reformas a la Ley General en Materia de Delitos Electorales, que incluyen cambios a las sanciones a funcionarios públicos y ministros de culto que orienten o induzcan el voto de subordinados o feligreses.

En la sesión del periodo extraordinario fueron aprobadas con 76 votos en favor y 23 en contra las reformas que establecen multa a quien solicite votos por promesa de alguna contraprestación, así como quien impida, sin causa legalmente justificada, la instalación o clausura de una casilla.

Asimismo se sancionará al funcionario partidista, al candidato o a quien corresponda cuando se abstenga de rendir cuentas dentro del ámbito de sus facultades.

Se impondrá una multa de 200 a 400 días de salario mínimo y prisión de uno a nueve años, dentro del ámbito de sus facultades, al servidor público que se abstenga de informar o rinda información falsa de los recursos y bienes públicos remanentes de los partidos políticos o agrupaciones políticas que hayan perdido su registro.

Además se elimina del dictamen la palabra “inducir” en los casos en que se coaccione o amenace a los subordinados para que participen en eventos proselitistas de precampaña o campaña, para que voten o se abstengan de votar por un candidato, partido político o coalición.

La reforma aprobada y turnada al Ejecutivo federal para su publicación establece que se impondrá de 100 a 500 días de multa a los ministros de culto o a quien en el ejercicio del culto religioso presione el sentido del voto o induzca expresamente al electorado a votar o abstenerse de votar por un candidato, partido político o coalición.