PRD llama irresponsable al presidente Peña
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

PRD llama irresponsable al presidente Peña

COMPARTIR

···
Política

PRD llama irresponsable al presidente Peña

El presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano dijo que al enviar las leyes secundarias energéticas en un momento de grave incertidumbre, por los desacuerdos para aprobar la reforma electoral, “es de una enorme irresponsabilidad del Ejecutivo, frente al escenario crítico que existe”.

Víctor Chávez
30/04/2014

CIUDAD DE MÉXICO. El presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, acusó de “irresponsable” al presidente Enrique Peña Nieto, por enviar su iniciativa de leyes secundarias energéticas al Poder Legislativo en un momento de grave incertidumbre, por los desacuerdos en el Senado de la República para aprobar la reforma electoral.

Este hecho es de una enorme irresponsabilidad del Ejecutivo, frente al escenario crítico que existe en el Senado”, dijo.

Consideró que la falta de acuerdos en el tema electoral “colocan hoy al país al borde de una grave crisis de inestabilidad nacional e institucional”, por lo que en lugar de enviar una serie de propuestas de leyes que sólo “ofrecen el oro y el moro” a los inversionistas nacionales e internacionales, el Ejecutivo federal “debiera poner el acento en buscar consensos para garantizar un marco legal electoral para la renovación de la Cámara de Diputados en 2015 y la organización de 17 procesos electorales estatales".

,,

Por ello demandó a todos los actores políticos a reinstalar las mesas de trabajo para la confección de la reforma electoral, mismas que –dijo- “estaban operando hasta antes de Semana Santa”. Zambrano responsabilizó al PRI y al PAN de la crisis institucional que se pudiera generar.

Sin embargo, Zambrano aclaró que su partido “no se aislará del debate de la reforma energética ni permitirá que lo saquen”, aunque sostuvo que el PRD mantendrá su posición en contra de la reforma constitucional y de que con modificar las leyes secundarias es posible alcanzar la modernización de Pemex sin privatizar.

También planteó que antes de pensar en una reforma, lo primero que se debe hacer es combatir la corrupción en la paraestatal y castigar a los responsables.

Criticó que “pareciera que la urgencia del gobierno no es con los mexicanos, sino la de enviar un mensaje, con bombo y platillo, a los inversionistas privados, principalmente de las empresas trasnacionales, de que el país ya está a la venta”.

Asimismo advirtió que el PRD no permitirá un golpe ni un albazo legislativo y exigirá un trabajo serio y responsable de todos los legisladores.

Por su parte, el coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Silvano Aureoles, criticó que el gobierno federal “cayó en la trampa del PAN” de obligar al Ejecutivo a enviar al Senado de la República sus propuestas de leyes energéticas, para que tomarlas como rehén del proceso de elección interna.

“Es un grave riesgo de que esas leyes no salgan en el Senado, debido a las condiciones políticas que prevalecen, debido a la reforma político-electoral pendiente”, dijo.

En este sentido, el diputado perredista Carol Antonio Altamirano acusó que el gobierno “se tardó 130 días en cabildear con el sector privado los términos de sus propuestas para leyes secundarias en materia energética” por lo que rechazó que ahora se quiera presionar al Congreso “para que las revise y las apruebe de inmediato, y sobre todo en una lógica de subordinación.”

Recordó que la reforma constitucional se publicó en el Diario Oficial desde el 20 de diciembre, fue el Ejecutivo quien decidió consumir todo el tiempo establecido en los transitorios para enviar sus propuestas, por lo que desde ahora debe rechazarse cualquier presión al Legislativo.

Se deben iniciar los trabajos de manera inmediata “pero sin querer imponer ni atropellar”.

Señaló que “de ninguna manera vamos a aceptar un “lozanazo” en el que de pronto aparezcan dictámenes y ni siquiera se permita la presentación de los puntos de vista de las fracciones que no estuvimos de acuerdo con la privatización del sector energético”.

Lo que corresponde –dijo- es que el Congreso reciba las iniciativas, las turne con cuidado a las comisiones, desarrolle un método “eficiente y al mismo tiempo plural” para analizarlas.