Las claves de Barack Obama
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las claves de Barack Obama

COMPARTIR

···
Política

Las claves de Barack Obama

07/05/2013
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Miguel Ángel Jiménez *

 
La visita del presidente Barack Obama a México, dejó a su paso destellos que merecen una reflexión sobre el futuro compartido de ambas naciones. Pese a las críticas que se han señalado sobre lo “muy breve” de la visita  o la marginalidad con que se abordaron los temas de seguridad, migración y derechos humanos, lo anunciado por ambos gobiernos hablan de un verdadero relanzamiento: una nueva era en las relaciones México-Estados Unidos (EU).
 
Quizá la primera clave para entender los resultados de la visita, es la definición de la relación bilateral del presidente Obama en su discurso en el Museo de Antropología, una “relación de iguales”:
 
“Así como México se ha transformado, así lo han hecho los vínculos entre nuestros dos países. Como Presidente, me guía una propuesta básica: que en esta relación no existe un socio mayoritario y uno minoritario. Somos iguales, dos naciones soberanas y debemos trabajar juntos, con respeto mutuo. Sólo así ambos países serán prósperos.”
 
En el mundo de las relaciones internacionales, ésta no es una declaración trivial. Cabe recordar la visita del presidente de los EEUU al Reino Unido en julio de 2010, en donde el Primer Ministro británico, David Cameron, se refirió a la relación de su país con los EEUU, como “una relación especial…aunque creo que el Reino Unido es hoy, por supuesto, el socio minoritario” (The Times Magazine, julio 16 de 2010).
 
No es coincidencia que Obama usara las mismas palabras en su discurso en México (“junior/senior partners”), que puestas en perspectiva descubren una segunda clave de la nueva relación bilateral: la conformación de un inédito “partnership” materializado en la conformación “los mecanismos  de coordinación México-Estados Unidos”. Se da cuenta de una agenda bilateral centrada por primera vez en la historia en lo económico, con objetivos concretos: 1) promover la competitividad y la conectividad; 2) fomentar el crecimiento económico, la productividad y la innovación, y 3) ejercer conjuntamente un liderazgo global.
 
La tercera clave de la visita es el énfasis que se da al tema educativo. ¿Por qué se situó al tema educativo por encima de la seguridad o la migración? Pese a la mala percepción que se tiene de la educación en México, los datos apuntan a una realidad diferente a la señalada en las encuestas. México ha tenido en los últimos 20 años logros importantes que se han traducido, por ejemplo, en el aumento de la escolaridad promedio de 6.5 años a 8.6 años a nivel nacional (INEGI).
 
Además, México cuenta con una población joven en edad de trabajar (entre 15 y 29 años) que representa más del 26.4% del total. La población con estudios de licenciatura ha crecido a una tasa anual de 5.1% desde 2005 y pasó de 4.5 a 6.4 millones entre 2005 y 2012, teniendo un crecimiento total de 42.1 por ciento en ese periodo.
 
Un indicador que suele ser utilizado para comparaciones internacionales sobre competitividad y disponibilidad de fuerza de trabajo calificada corresponde al número de ingenieros por cada mil habitantes: el promedio en países emergentes es entre 4 y 7, mientras que en países desarrollados es entre 8 y 15 ingenieros  de acuerdo a datos de la UNESCO. En México, el número de ingenieros es de 10.8 por cada 1,000 habitantes.
 
Estos datos justifican la creación del “Foro Bilateral sobre Educación Superior, Innovación e Investigación” que será coordinado por las dependencias involucradas de cada país. El presidente Obama se refirió al tema educativo de la siguiente manera:
 
“Vamos a enfocarnos en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Queremos que 100,000 estudiantes estadounidenses estudien en Latinoamérica y México. Y queremos que 100 mil latinoamericanos, incluyendo a mexicanos estudien en Estados Unidos”.
 
Quedó atrás la relación jerárquica, de reclamos mutuos y se abre la puerta a una nueva era, la del “partnership” de iguales, y se reconoce que los intereses de ambos países están alineados. Ahora, esperar a que maduren y se materialicen estos acuerdos. La primera escala será en este otoño, en la primera reunión del “Diálogo Económico de Alto Nivel”.
 
* Analista político