Política

La otra cara de las monedas

01 febrero 2014 8:49 Última actualización 16 diciembre 2013 5:2

  [El Financiero viajó a San Luis Potosí para conocer el complejo proceso de producción por el que deben pasa las monedas. / Braulio Tenorio] 


 
 
Sandra Marina / Enviada
 
 
SAN LUSI POTOSI, SLP.-   Va y viene. Sale y entra de los bolsillos, bancos, carteras, alcancías, cajones olvidados, latas de sopa, cajas registradoras, de un sostén…, de mano en mano las monedas circulan de manera “contante y sonante” y, de acuerdo con los especialistas, están lejos de desaparecer, pese a la invención de dinero electrónico y tarjetas de prepago.
 
 
Cada año, en promedio, son producidas en Casa de Moneda México (CMM), planta San Luis Potosí, alrededor de mil 600 millones de monedas.
 
 
El volumen de producción de monedas es determinado por el propio Banco de México, quien envía a la CMM órdenes trimestrales.
 
Las denominaciones que actualmente más solicita el Banco de México son la de 10 centavos (en 2012 fueron acuñadas 419 mil 17 unidades) y un peso (383 mil 908). Les siguen la de 50 centavos (359 mil 183), la de 20 centavos (209 mil 434), la de 5 pesos (159 mil 398), la de 2 pesos (134 mil 445) y, finalmente, la de 10 pesos (con una producción en 2012 de 119 mil 604).
 
 
La de 20 pesos se acuña en “volúmenes significativamente reducidos” por ser una moneda conmemorativa. Los registros del Banco de México refieren que en 2012 no se acuñó una sola pieza, mientras que en 2011 se produjeron sólo 4 mil 954.
 
 
Juan Manuel Shiguetomi Villegas, director Corporativo de Operaciones de Casa de Moneda de México, agrega que desde hace algún tiempo se dejó de acuñar la moneda de 5 centavos, pero aclara que sigue teniendo su valor y puede ser usada sin problema.
 
 
“Probablemente la cantidad a acuñar de la moneda de 10 centavos se vea disminuida en corto tiempo, debido a su bajo uso por la pérdida del poder adquisitivo.
 
 
Shiguetomi Villegas considera que el futuro de la moneda es un tema muy discutido desde hace tiempo por las principales casas de moneda del mundo con pronósticos encontrados respecto a su desaparición.
 
 
“Mientras unos dicen que el dinero electrónico y todas las tarjetas de prepago son utilizadas cada vez más, lo que llevará a un decremento drástico en la producción de monedas, otros opinan que, contrario a lo que pareciera, los volúmenes de producción han aumentado aun en los países más desarrollados.
 
 
“En lo que mayoría coincide es que la posible desaparición de la moneda tardará muchos años.”
 
 
 
 
Escasa falsificación
 
Si bien en nuestro país se comete el delito de falsificación de monedas, para el Banco de México éste no alcanza niveles preocupantes e incluso afirma que el grado de falsificación de moneda nacional se encuentra muy por debajo de países como Estados Unidos y Colombia.
 
 
Shiguetomi Villegas apunta que la falsificación es motivada esencialmente por el deseo de lucro y que “lógicamente las más expuestas a este ilícito son las de mayor denominación o valor facial”.
 
En contraste, respecto a la falsificación de billetes, estadísticas del Banco de México, --periodo 2000-2012-- informan que en los últimos tres años el billete falso más captado fue el de 50 pesos: De 69.7 piezas por millón (ppm) que se recogieron en 2010, la cantidad se cuadriplicó y alcanzó las 278.4 ppm en 2012.
 
 
De manera extrema, el billete de 1000 pesos destaca en el segundo lugar de la lista de los falsos más captados en 2010, 2011 y 2012, con un total de 505.4 piezas por millón; precedido por el de 200, con 360.3 ppm; 500, con 283.5; y el de 100 pesos, con 269.6 ppm.
 
 
 
 
De cacao y algodón a oro y plata
 
Tras la caída de México- Tenochtitlán en 1521, los españoles tuvieron que dejar su moneda a un lado para llevar a cabo sus transacciones comerciales y utilizar los medios de cambio indígenas, como mantas de algodón, cañones de plumas de aves de zonas húmedas rellenos de polvo de oro; cuentas de jade, así como granos de cacao.
 
 
Con el paso del tiempo las necesidades de intercambio crecieron, por lo que fue indispensable la acuñación de monedas.
 
 
Durante los casi 300 años del Virreinato de la Nueva España (1535-1821), la minería fue tan redituable que el dinero de la época estuvo formado exclusivamente por monedas metálicas fabricadas en oro, plata y en menor grado de cobre. El valor nominal de las monedas equivalía al valor al que podía venderse el metal que contenían.
 
 
Aún durante el siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, las monedas metálicas se acuñaban en oro y plata.
 
 
En 1535, el Virrey don Antonio de Mendoza recibió la cédula de fundación de la Casa de Moneda de México, la primera en América, con el mandato de los reyes Juana (Juana La Loca ) y su hijo Carlos I.
 
 
Al parecer, las primeras piezas se troquelaron en abril de 1536. Estas monedas fueron hechas a golpe de martillo y en plata, en denominaciones de 4, 3, 2, 1 y ½ real; también se acuñaron monedas de cobre de 4 y 2 maravedíes para uso de los indígenas, cuya fabricación fue suspendida por el rechazo de los naturales a esas monedas.
 
 
Juan Manuel Shiguetomi Villegas, director Corporativo de Operaciones de CMM, explica que las diferencias de las monedas actuales con las antiguas se basan principalmente con los cambios tecnológicos, tales como la uniformidad dimensional, mayor calidad en la elaboración de los grabados y posibilidad de diferentes formas.
 
 
Además de la utilización y combinación de varios metales -bimetálica o trimetálica, tendientes hacia aleaciones más económicas-; y por contener diferentes elementos de seguridad -imagen latente, hologramas, color, aleaciones, control de conductividad y momento magnético, microescritura, leyenda en canto estriado y canto con estriado en diagonal, entre otras medidas.
 
 
Shiguetomi Villegas refiere que el ciclo de vida de una moneda nacional se estima en 15 años, “sin embargo, el actual cono monetario (grupo de monedas del diseño presente) tiene más de 20 años y hay monedas en circulación de los primeros años de acuñación”.
 
 
 
 
Alta producción
 
 
En las manos de 662 trabajadores depende de la producción de monedas de todo el país, elaboradas con acero inoxidable, bronce, aluminio, alpaca y cuproníquel.
 
 
La producción es tal que cada semana utilizan alrededor de 150 toneladas de acero inoxidable y 120 de bronce.
 
 
La Casa de Moneda México, planta San Luis Potosí, es parte de la descentralización que el gobierno federal inició desde la década de los 80, pero no es una casualidad que se encuentre en esta entidad, pues es el centro geográfico del país para su distribución, y su plus es estar cerca de uno de los principales distribuidores de materia prima.
 
 
Quienes trabajan en CMM dicen sentirse muy orgullosos de ser parte de una empresa donde se han acuñado monedas reconocidas a nivel mundial y de fabricar aquellas que recorren todo el país para llegar a cientos de millones de mexicanos, “además de que creemos en el refrán que dice: “dinero llama dinero”.
 
 
Pero su orgullo va más allá, porque a lo largo de su historia, la CMM ha producido cospeles y monedas para más de 40 países.
 
 
En los últimos años ha acuñado moneda para la India, Ecuador y Argentina, tanto monometálicas como bimetálicas.
 
 
Shiguetomi Villegas informa que en este 2013 es fabricado cospel (disco de metal para acuñar monedas) para Brasil, utilizado en su moneda de 50 centavos de Real y el núcleo de la moneda bimetálica de 1 Real.
 
Asimismo, ya con el conocimiento de las licitaciones necesarias, se analiza la factibilidad de realizar monedas para Argentina y la India.
 
En este contexto, Jesús Ruiz Torres, gerente de análisis industrial en la línea de producción de cospel en CMM, resalta que sólo México y China cuentan con la capacidad de cospelear en acero inoxidable.
 
Explica que por el tamaño de la inversión, las casas de moneda de otras partes del mundo no cuentan con el proceso integral de producción –fundición, laminación, cospeleo y acuñación--. Por lo general sólo tienen la acuñación.
 
“Además, las ventajas de cospelear en México se encuentran en el precio, la calidad y rapidez en el plazo de entrega, pero sobre todo, la seguridad de que los pedidos serán tratados adecuadamente, pues el trato es entre gobiernos a nivel federal”, agrega Jesús Ruiz Torres.
 

 
Todas las notas POLÍTICA
Pancho Domínguez se reúne con el secretario de Gobernación
En Querétaro no habrá “borrón y cuenta nueva” : Marcos Aguilar
Van por 20,000 firmas contra la jubilación de diputado queretano
Querétaro, uno de los tres estados con mayor crecimiento en el país: José Calzada
Rendirá Calzada su sexto Informe de Gobierno
El gobernador electo de Querétaro se reunió con Enrique Peña Nieto
Simec eleva flujo 53% en el 2T15 tras reducir costos
Pancho Domínguez se reúne con Calzada y exgobernadores
Comienza el proceso de entrega-recepción de la administración en SLP
Venta de inmuebles, estacionamiento, hospedaje y servicios impulsan a GICSA en 2T
Pensión a diputado de Querétaro viola la ley: MC
Austeridad en el gobierno de la capital queretana, promete Marcos Aguilar
Refuerza Querétaro medidas de seguridad por la fuga de 'El Chapo'
La fuga del Chapo, como historia de televisión: Francisco Domínguez
San Luis Potosí, en la ruta correcta: Toranzo
Niega el gobierno de Querétaro contratos con Hacking Team
A los de Morena "nos tildaban de locos": Sinuhe Piedragil Ortiz
Pragmatismo económico
Congreso de Querétaro estrena sede de 220 mdp
“No puedo hacer a un lado mis raíces”: Miguel Márquez
Sonia Mendoza: en la democracia mandan los ciudadanos
La "guerra sucia" tuvo efecto boomerang sobre el PRI en Querétaro
Pancho Domínguez, gobernador electo
Recibe Carreras constancia como gobernador electo de SLP
Llama el PRI a que se reconozca el triunfo de Carreras en SLP