Ebrard entregó al Teletón terreno que no era del GDF
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ebrard entregó al Teletón terreno que no era del GDF

COMPARTIR

···
Política

Ebrard entregó al Teletón terreno que no era del GDF

El entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, dispuso de propiedad privada para realizar la donación al Teletón, por lo que el GDF deberá enfrentar un litigio y pagar a los propietarios acreditados unos 120 millones de pesos.

María Idalia Gómez/ Itzel Reyes/ Eje Central Especial para El Financiero
08/12/2014
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO. El jefe del Gobierno del Distrito Federal (GDF), Marcelo Ebrard, entregó a la Fundación Teletón un predio que no le pertenecía, aparentó la donación y autorizó la construcción de un Centro de Rehabilitación Infantil (CRIT). Ahora el GDF deberá enfrentar un litigio y pagar a los propietarios acreditados unos 120 millones de pesos.

De acuerdo con los expedientes judiciales, de los que El Financiero y EJE CENTRAL tiene copia, la administración de Marcelo Ebrard no pudo probar que el terreno ubicado en la zona llamada “La Estrella”, formara parte del patrimonio inmobiliario del GDF e incluso la entonces titular de esa área, Gabriela Baltazar Machaen, reconoció que nunca se concluyó el traslado de dominio a favor de la Fundación, lo que fue confirmado por Teletón.

“Me permito hacer de su conocimiento que a la fecha no se ha formalizado instrumento jurídico alguno, mediante el cual se haya trasladado el dominio del inmueble propiedad del Gobierno del Distrito Federal antes descrito, a Fundación Teletón México, Asociación Civil, por lo cual esta autoridad se encuentra imposibilitada para remitir dichas documentales”, respondió a un juzgado Baltazar Machaen el 22 de junio de 2012 y desde entonces esta situación es la misma.

CONSULTA LOS DOCUMENTOS DANDO CLIC AQUÍ

,,

En cambio, desde hace 12 años y en dos resoluciones judiciales se reconocieron quiénes son los dueños reales de ese predio, y ninguno de esos fallos los impugnó el gobierno capitalino, lo hizo hasta que uno de los dueños tramitó un amparo ante la publicitada donación a Teletón, pero en ese juicio sólo retrasó y ocultó información, cuestionó los documentos del dueño y exhibió una escritura incompleta que nunca antes había mostrado.

Este es un caso en el que los dueños originales lo vendieron a tres diferentes personas: Rosalío Guerrero Sánchez, Miguel Ángel Álvarez Tabla y Cesáreo Fernández González, quienes a partir de un juicio celebrado en 2002 lograron ponerse de acuerdo y dividirse en partes proporcionales el predio. Desde entonces han tenido que defenderse de distintos intentos de despojo y a partir de 2011 comenzaron a enfrentar al GDF.

Se trata de un terreno muy deseado por su tamaño y ubicación, ya que agrupa cinco lotes y supera los 20 mil metros cuadrados y por su ubicación en Avenida Canal de Garay, sin número, en la Colonia San Juan Estrella, Iztapalapa.

A Teletón le fueron entregados 8 mil 530.55 metros cuadrados, y se los entregaron físicamente el 24 de febrero de 2011, comenzaron a construir el CRIT, lo terminaron y ya funciona, pero sin poseer formal y legalmente la propiedad.

LA RUTA

Los lotes que integran el terreno tenía diferentes propietarios, en abril de 1978, Cesáreo Fernández González le compró a Antonio Martínez Guerra, que escrituró hasta junio de 1987.

En enero de 1982, Rosalío Guerrero Sánchez compró otra de las partes del terreno a Elmer Franco Macías, quien a su vez lo compró a María Guadalupe Peralta Piña, y la operación quedo escriturada en 1998. Entre esos años hizo lo mismo Miguel Ángel Álvarez Tabla.

El primer proceso legal que se generó por el terreno, ocurrió en el año 2000, cuando Guerra Sánchez inició un juicio ordinario civil, que quedó registrado bajo el número 375/2000 “A”.

Ese trámite lo inició porque elementos de la Policía Bancaria e Industrial del Distrito Federal aparentemente pretendían apoderarse del inmueble. La sentencia, emitida por el juez 37 de lo Civil capitalino, le reconoció la propiedad a Rosalío Guerrero y la corporación debió dejar el lugar.

Al momento de darse el fallo, Cesáreo Fernández González consideró que sus derechos no quedaban protegidos y por ello inició, en julio de 2001, un proceso denominado tercería excluyente de dominio, ante el mismo juzgado, para que se reconociera ser titular de esa propiedad.

Este trámite lo inició porque el juez, como en todo proceso civil semejante, hizo público el que si había más personas involucradas con ese predio, porque una parte sustancial es acreditar la propiedad. Por ello a este juicio también se presentó Álvarez Tabla.

Al demostrar que los dueños habían pagado los impuestos prediales y derechos, y contaban con los contratos y escrituras, el juicio se concluyó al salir la policía del terreno y con la firma, el 30 de mayo de 2002, de un convenio de 11 puntos que firmaron los tres propietarios para distribuirlo proporcionalmente y convenir no hacer algún trámite sin la autorización del resto.

“Las partes desde este momento se comprometen a no realizar ninguna compraventa, hipoteca, fianza, donación o cualquier otra forma de enajenar o gravar el inmueble litigioso y que dichos actos se vean reflejados en los folios reales números 1008919, 568472 y 9057658, sabedores de las sanciones penales que para el caso se imponen”, establece el documento que forma parte del juicio civil.

En todo este juicio, que duró dos años, el gobierno del Distrito Federal no se presentó como una de las partes afectadas, aunque supuestamente ese predio lo compró, en una operación de la que no ha ofrecido pruebas, desde el 30 de diciembre de 1987.

LA "DONACIÓN"

El terreno continuó intacto y sin problemas. En 2010 Guerrero Sánchez murió y heredó todas sus propiedades a su familia, incluyendo el predio, y es al año siguiente, cuando su hijo Óscar Adrián Guerrero, el albacea de los bienes, descubrió al pasar por el lugar, que se estaba construyendo un inmueble y le impidieron el paso a su propio terreno, por lo que comenzó a investigar qué había ocurrido.

Se enteró que el GDF había entregado a Teletón su terreno, en febrero de 2011, mediante una aparente donación, por lo que el 9 de julio de 2011 inició un juicio de amparo ante el juez Tercero de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal, Rodrigo Mauricio Zerón de Quevedo, que quedó registrado bajo el número de expediente 812/2011-IV, para impedir que se consumara el donativo.

Guillermo Guzmán Verduzco, entonces director General de Patrimonio Inmobiliario de la Oficialía Mayor del Gobierno del Distrito Federal, sostuvo ante el juez que era parte del patrimonio del Gobierno DF, con la escritura pública fechada en diciembre de 1987, ante el notario 169, que incluía 20 mil 874 metros cuadrados a favor del Departamento del Distrito Federal.

“Al rendir los informes previos solicitados, se limitaron a manifestar que el Gobierno del DF es propietario del inmueble objeto de la litis, de conformidad con la escritura pública número 8, de 30 de diciembre de 1987, pasada ante la fe del licenciado Alfonso López Lira Acevedo, notario público 169 de la Ciudad de México, la cual no obra en autos del expediente de suspensión, sin precisar la causa generadora de su propiedad, esto es, el título o causa de transmisión del documento por virtud del cual la autoridad presumiblemente adquirió la propiedad”, estableció un tribunal sobre la prueba ofrecida por el GDF.

Durante todo el juicio las autoridades no presentaron pruebas de cómo adquirieron el predio, solamente una copia simple e incompleta de la escritura, que de haber existido como se dice, debió formar parte del juicio celebrado en el año 2002, para hacer valer sus derechos de propiedad.

Por eso, los afectados exigieron la presentación a detalle de los planos, trámites administrativos, contratos y deslindes, para elaborar un peritaje. A pesar de que el juez amenazó, varias veces, con imponerles multas por 20 días de salario mínimo, la Oficialía Mayor, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) y hasta la Delegación Iztapalapa, tardaron entre 6 y 9 meses en responder y al final la entregaron incompleta o negaron tenerla.

Ante la falta de información el peritaje, sostienen las personas cercanas al caso, fue incompleto, pero lograr demostrar que la administración de Marcelo Ebrard no hizo el traslado de dominio a favor de Teletón y concluir con ello la donación, puso en evidencia, añaden, que no contaba con los elementos legales para hacerlo.

Ebrard publicó en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, el 11 de noviembre de 2011 el decreto “por el que se desincorpora de los bienes del dominio público que integran el patrimonio del predio semiurbano que forma parte de los lotes 25, 26, 27, 28, 29 del Fraccionamiento Estrella en San Nicolás Tolentino, marcado actualmente con el número 528 de la calle Bilbao, hoy conocido como Avenida Estrella, delegación Iztapalapa, con superficie de 8 mil 530.55 m2 para su posterior enajenación a título gratuito, para la construcción de un Centro de Rehabilitación Infantil Teletón”.

Pero se debía hacer el trámite legal ante la Dirección General de Patrimonio y el Registro Público de la Propiedad, entre otros procedimientos, los cuales hasta la fecha no se han llevado a cabo.

El amparo se sobreseyó, porque la idea era impedir la donación y como acreditaron que no se ha hecho, el siguiente paso es demandar al GDF por daños y exigir la restitución del predio, aunque desde noviembre de 2011 funciona el CRIT.

Los afectados han tratado de informarle al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, del problema legal que significa y el impacto en el presupuesto que tendría por alrededor de 120 millones de pesos, que es lo que costaría aproximadamente el terreno. Las dos cartas que recibió la oficina de Mancera, en julio y agosto de este año, no han sido respondidas.

,
“documentos"
,
“2014"
,