Política

Desde territorio zapatista

01 febrero 2014 6:34 Última actualización 31 diciembre 2013 5:2

  [Las Juntas de Buen Gobierno viven un proceso de apertura para mostrar “sin intermediarios” a la sociedad civil sus progresos / El Financiero]


 
 
 
Ángeles Mariscal / corresponsal
 
OCOSINGO, Chis.– “Usted está en territorio zapatista en rebeldía. Aquí el pueblo manda y el gobierno obedece. Poblado San Miguel Gómez, Municipio Autónomo San Manuel”, señala uno de los múltiples carteles puestos por integrantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) a lo largo del territorio indígena de Chiapas.
 
La presencia del grupo armado que el 1 de enero de 1994 declaró la guerra al gobierno mexicano en demanda de “trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz”, se observa también en cooperativas de transporte que circula en algunas regiones, tiendas de artesanías, cooperativas de producción de productos agrícolas, casas de salud e inclusive escuelas y centros de reunión donde despachan las Juntas de Buen Gobierno.
 
Todas estas estructuras son identificadas bajo el sello EZLN, o una estrella roja sobre un fondo negro.
 
Los zapatistas coexisten en comunidades mixtas, donde algunas familias se mantienen al margen del movimiento insurgente; y otras que forman parte de la estructura civil y militar del EZLN, viven su cotidianeidad sin capuchas ni uniformes.
 
De la vía armada a la construcción de autonomías
 

 
Jorge Santiago Santiago, ex seminarista que acompañó al obispo de San Cristóbal, Samuel Ruiz García, y hoy especialista en desarrollo indígena, sostiene que el grupo insurgente transitó de la vía armada a la construcción de formas de gobierno y métodos autónomos de desarrollo.
 
Detalla que la primera etapa del EZLN pasó por la vía armada, y terminó el mismo año en que empezó (1994) cuando las movilizaciones de la sociedad civil obligaron al gobierno mexicano a hacer una declaración de amnistía a favor del grupo armado; y a éste a aceptar un proceso de diálogo.
 
El proceso de diálogo se rompió (1997) cuando el gobierno federal se negó a reconocer la Ley Sobre Derechos y Cultura Indígena, resultado de los Acuerdos de San Andrés.
 
A partir de entonces, el EZLN inició una segunda etapa con la construcción de facto de gobiernos y sistemas de desarrollo autónomos, explicó Santiago Santiago, fundador de la organización DESMI (Desarrollo Económico Social de l@s Mexican@s Indígenas, A.C.).
 
El especialista identifica una tercer etapa a partir de 2003, cuando el grupo insurgente formalizó lo que podría considerarse un Estado paralelo, e instauró gobiernos civiles propios, conocidos como Juntas de Buen Gobierno.
 
Actualmente hay cinco conformadas con representantes de los municipios zapatistas, ubicadas en las regiones de La Realidad (frontera México-Guatemala), La Garrucha (selva); Morelia (selva), Roberto Barrios (frontera Chiapas-Tabasco) y Oventic (Altos).
 
Es a través de la mediación de estas autoridades nombradas por las comunidades zapatistas, que dirimen sus conflictos, y determinan sus actividades en diferentes áreas como salud, educación, desarrollo e impartición de justicia.
 
Nueva generación de zapatistas
 
Mercedes Olivera Bustamante, doctora en Antropología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien ha acompañado los procesos que han vivido las indígenas chiapanecas, considera que en los últimos 20 años el EZLN se ha mantenido en constante construcción y movimiento, la mayoría de las veces de manera silenciosa, y otras con manifestaciones públicas.
 
El 22 de diciembre de 2012, en el marco del cambio de era maya, cuando se creía que el EZLN prácticamente había desaparecido –derivado en parte del silencio por parte del Subcomandante Insurgente Marcos, líder político y militar del grupo armado- al menos 40 mil integrantes del EZLN realizaron una manifestación silenciosa en las cabeceras municipales de San Cristóbal, Ocosingo, Las Margaritas, Palenque y Altamirano, los mismos lugares donde irrumpieron en enero de 1994.
 
En una perfecta sincronía y organización, salieron de distintas comunidades y entraron a las cabeceras municipales marchando. Instalaron templetes donde aparecieron con el puño en alto, sin expresar palabra alguna.
 
Pocas horas después el Subcomandante Marcos emitió un comunicado con las palabras “¿Escucharon? Es el sonido de su mundo derrumbándose. Es el del nuestro resurgiendo?”.
 
En las dos décadas que han pasado desde su surgimiento público, el EZLN ha formado una nueva generación de zapatistas, cuya lucha ya no es solamente contra los gobiernos, sino para buscar cambiar el sistema económico trasnacional, que ha creado condiciones de desigualdad. “Se observa en las y los zapatistas una mayor conciencia, claridad y perspectiva”, explicó Mercedes Olivera.
 
 
La vida en las comunidades
 
La pregunta sobre el desarrollo que han tenido los zapatistas en áreas como salud, educación y otras, fue respondida el pasado 28 de diciembre por el Subcomandante Marcos, a través de su último comunicado.
 
¿Qué ha hecho el EZLN por las comunidades indígenas? Nosotros estamos respondiendo con el testimonio directo de decenas de miles de nuestros compañeros y compañeras”.
 
Marcos se refirió a la apertura de las comunidades zapatistas para mostrar a personas de la sociedad civil interesadas en conocer cómo viven “directamente, sin intermediarios, lo que hay acá”.
 
El grupo insurgente muestra su organización política, los proyectos comunitarios que existen en su región y la forma en que administran los recursos.
 
En la Junta de Buen Gobierno “Roberto Barrios”, al norte de Chiapas, presumen sus cooperativas de café y centros de acopio. También un hospital que ofrece consulta externa, laboratorio, ultrasonido, hospitalización, servicio dental y urgencias. Ahí llegan “médicos solidarios” cada tres meses para realizar cirugías.
 
En otras regiones exponen el funcionamiento de sus proyectos agroecológicos, transporte, carnicerías, cooperativas de artesanías, bloqueras, procesamiento de medicinas tradicionales, cocinas, tortillerías y tiendas comunitarias; además de una fábrica de calzado y productos de piel, así como medios de comunicación propios, con coberturas locales.
 
También las escuelas a donde reciben instrucción académica y política sus hijos impartida por maestros zapatistas.
 
Además explican cómo operan sus sistemas de justicia, en los que aplican la conciliación; aunque en delitos graves, emiten sentencias dictadas por autoridades zapatistas, que consisten básicamente en la reparación del daño causado y la realización de trabajos comunitarios.
 
Llevan más de una década de ejercer lo que llaman autonomía y autogestión, “sin el apoyo del mal gobierno”.
 
A decir del EZLN, a través de las Juntas de Buen Gobierno, el gobierno ha intentado detener su proceso de desarrollo autónomo, para lo cual ha utilizado grupos de choque como el que perpetró la masacre de Acteal en 1997.
 
Denunció que esos grupos auspiciados también por partidos políticos y gobiernos locales y el de Chiapas, ha propiciado agresiones hacia sus militantes.
 
Las Juntas de Buen Gobierno llevan la cuenta de más de 200 de estos casos, algunos de los que han derivado en la muerte y el encarcelamiento de integrantes del EZLN. Un ejemplo es el de Antonio Estrada Estrada, del ejido San Sebastián Bachajón, municipio de Chilón, quien fue detenido por la disputa de tierras en su región, por parte de zapatistas y no zapatistas. Antonio Estrada fue liberado el pasado 24 de diciembre, luego de pasar dos años en prisión.
 
 
 
 
 
 
Todas las notas POLÍTICA
Pancho Domínguez se reúne con el secretario de Gobernación
En Querétaro no habrá “borrón y cuenta nueva” : Marcos Aguilar
Van por 20,000 firmas contra la jubilación de diputado queretano
Querétaro, uno de los tres estados con mayor crecimiento en el país: José Calzada
Rendirá Calzada su sexto Informe de Gobierno
El gobernador electo de Querétaro se reunió con Enrique Peña Nieto
Simec eleva flujo 53% en el 2T15 tras reducir costos
Pancho Domínguez se reúne con Calzada y exgobernadores
Comienza el proceso de entrega-recepción de la administración en SLP
Venta de inmuebles, estacionamiento, hospedaje y servicios impulsan a GICSA en 2T
Pensión a diputado de Querétaro viola la ley: MC
Austeridad en el gobierno de la capital queretana, promete Marcos Aguilar
Refuerza Querétaro medidas de seguridad por la fuga de 'El Chapo'
La fuga del Chapo, como historia de televisión: Francisco Domínguez
San Luis Potosí, en la ruta correcta: Toranzo
Niega el gobierno de Querétaro contratos con Hacking Team
A los de Morena "nos tildaban de locos": Sinuhe Piedragil Ortiz
Pragmatismo económico
Congreso de Querétaro estrena sede de 220 mdp
“No puedo hacer a un lado mis raíces”: Miguel Márquez
Sonia Mendoza: en la democracia mandan los ciudadanos
La "guerra sucia" tuvo efecto boomerang sobre el PRI en Querétaro
Pancho Domínguez, gobernador electo
Recibe Carreras constancia como gobernador electo de SLP
Llama el PRI a que se reconozca el triunfo de Carreras en SLP