Desarrollan en el INAOE cámara para detectar células cancerosas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Desarrollan en el INAOE cámara para detectar células cancerosas

COMPARTIR

···
Política

Desarrollan en el INAOE cámara para detectar células cancerosas

20/11/2013

 
 
Sandra Marina / Enviada
 
,
CHOLULA, Pue. En un ambiente de extrema higiene, mayor a la que pueda encontrarse en una sala quirúrgica de cualquier hospital, científicos del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) desarrollan una cámara infrarroja de alta resolución que permita detectar de forma temprana células cancerosas en el cuerpo humano por diferencias térmicas, cuyo costo sea accesible para poder incorporarlas al sector salud.
 
,
Alfonso Torres Jácome, responsable del área del Laboratorio Nacional de Nanoelectrónica del INAOE, explica a EL FINANCIERO que actualmente este tipo de tecnología se utiliza en Estados Unidos y en algunos países europeos con mucho éxito para detección oportuna de cáncer, “pero tienen menor calidad de resolución y lamentablemente son muy costosas y es difícil que los pacientes puedan hacer uso de estas aplicaciones”.
 
Refirió que la idea es desarrollar, junto con el Conacyt, el “know how” y fabricarlas a la medida de las necesidades de cada hospital.
 
“Las cámaras para este tipo de aplicaciones tienen un precio por arriba de 15 mil dólares cada una, y nosotros la podríamos ofrecer al público entre 3 o 4 mil dólares… Pero hasta que no tengamos el prototipo y hagamos las primeras demostraciones de su eficiencia y eficacia las ofreceremos al sector salud.”
 
Torres Jácome señaló que a más tardar en dos años será finalizado el prototipo, toda vez que con este proyecto, conocido como “A ritmos de microvolómetros”, deberán graduarse dos estudiantes doctorales y otros de maestría, en las áreas de microelectrónica, óptica, astrofísica y diseños de circuitos integrados.
 
“Es un proyecto multidisciplinario, pues no sólo se trata del detector, del material o las lentes, sino de toda la circuitería de control y algoritmos, para que en una laptop podamos desplegar los resultados, los cuales se concentrarían en un sensor, que es lo que actualmente estamos desarrollando.”
 
El investigador titular del INAOE explicó que el sensor registra diferencias de temperaturas muy pequeñas en el cuerpo humano, por lo que favorecería la detección oportuna de cáncer de mama o de piel, “porque cuando empiezan a formarse las células o protuberancias cancerosas, la temperatura de la zona donde se encuentran comienza a aumentar décimas o centésimas de temperatura.
 
El sensor localizaría diferencias térmicas de hasta una milésima de grado y la gran ventaja es que las personas no estarían expuestas a cirugías o Rayos X, por lo que, en el caso de las mujeres embarazadas, podría hacerse el estudio sin correr ningún riesgo”.
 
Explicó que este tipo de sensores encuentran aplicación en diversas áreas, como en seguridad, así como en asuntos bélicos o electromecánicos que ayudan a verificar el desgaste de motores y la resistencia de cables.
 
Durante un recorrido por el laboratorio de “clase 10-100”, que desde hace dos años forma parte de la zona innovación en Microsistemas (MEMS), Torres Jácome explicó la importancia de trabajar en un ambiente que no contenga más de diez partículas de polvo mayores a medio micrómetro de diámetro por cada pie cúbico de aire.
 
“Además de desarrollar dispositivos médicos implantables y los sensores para cámaras infrarrojas, el laboratorio trabaja en la fabricación de chips para computadora, sensores de gases y químicos, cuyas dimensiones de los más pequeños son de .8 de micrómetro, por lo que si cae polvo durante su proceso de fabricación, el dispositivo es arruinado”.
 
Es por ello que el investigador agregó que más que usar una vestimenta especial para proteger al personal, la idea es conservar el ambiente libre de polvo, y para mantenerlo así hay varios dispositivos de control de temperatura y humedad, “además de que al menos 150 veces por hora el aire se está cambiando”.
 
Comentó que el laboratorio de innovación en Microsistemas (MEMS) es el único en el país que elabora circuitos integrados, chips, o dispositivos, además de que en Latinoamérica destaca por contar con un cuarto clase “10-100” en higiene.