Construcción del tren México-Querétaro fue adjudicación, no licitación, acusa PAN
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Construcción del tren México-Querétaro fue adjudicación, no licitación, acusa PAN

COMPARTIR

···
Política

Construcción del tren México-Querétaro fue adjudicación, no licitación, acusa PAN

La senadora panista, Marcela Torres Peimbert, emplazó a la SCT a suspender este el proceso de construcción del tren México-Querétaro por un evidente "tráfico de influencias".

Rivelino Rueda
03/11/2014
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

CIUDAD DE MÉXICO. Una vez que este lunes se determine al ganador de la licitación para la construcción del tren de alta velocidad México-Querétaro, la senadora del PAN, Marcela Torres Peimbert, emplazó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a suspender este proceso por un evidente “tráfico de influencias”.

En entrevista con El Financiero, la legisladora del blanquiazul denunció que en este “proceso de adjudicación, más que de licitación”, hay indicios de favorecer a intereses personales del grupo empresarial que rentó aeronaves para la campaña presidencial del entonces candidato del PRI en los comicios de 2012, Enrique Peña Nieto.

La senadora por Querétaro puntualizó que la empresa que será favorecida es Constructora TEYA, una de las filiales de Grupo Higa, perteneciente al empresario Juan Armando Hinojosa Cantú.

,,

Destacó que “sospechosamente” ese consorcio edificó obras públicas emblemáticas cuando el hoy jefe del Ejecutivo federal era gobernador del Estado de México, como el Hospital Regional de Alta Especialidad de Zumpango o el Boulevard Aeropuerto, en Toluca.

Sin embargo, la legisladora subrayó que esta empresa también logró “meter de último momento” un sobreprecio a la licitación de ese proyecto de 10 mil millones de pesos (contemplado originalmente el 48 mil millones de pesos), que aproximadamente representa la mitad del presupuesto anual del estado de Querétaro.

Torres Peimbert cuestionó que grandes empresas extranjeras, como la española CAF, encargada de la construcción de líneas de Metro a nivel internacional, así como otras de la misma jerarquía.

Detalló que es el caso de la japonesa Mitsubishi, la canadiense Bombardier, la francesa Alstom, la alemana Siemens o las mexicanas ICA y Carso, “enviaron cartas a la SCT para argumentar que fue insuficiente el tiempo otorgado (60 días) para elaborar sus propuestas”.

En ese sentido, la senadora panista también exhortó al presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado, el también albiazul Javier Lozano Alarcón, a que cite urgentemente al secretario del ramo, Gerardo Ruiz Esparza, para que explique qué criterios tomó la dependencia que encabeza para otorgar la licitación a este grupo empresarial con “notorios vínculos con el presidente de la República”.

PRISAS SOSPECHOSAS

Mencionó que esos consorcios extranjeros, incluso, “percibieron, avisaron y advirtieron a la SCT que el plazo que estableció la dependencia, de 60 días, era insuficiente para presentar un proyecto técnicamente adecuado, sobre todo para cubrir el monto de 48 mil millones de pesos que se establecieron en las reglas de licitación”.

“Lo mínimo que merecemos conocer los mexicanos ante esta enorme inversión que se va a hacer, con recursos públicos, es saber qué proponían las otras empresas, en cuánto estaban proponiendo sus proyectos y entonces sí poder entregar la licitación a uno o a otro”, subrayó.

Marcela Torres recalcó que el proceso habla de poca transparencia y de una “prisa muy sospechosa” por parte de la SCT, ya que establecieron como plazo fatal este lunes 3 de noviembre.

Comentó que el único argumento que tiene el secretario Ruiz Esparza para establecer este plazo es que “hay prisa por ejercer esos recursos”.

-¿Considera que el sello del gobierno de Peña Nieto va a ser este, el de la adjudicación de obras de infraestructura sumamente cuestionadas?
-El foco principal de la corrupción en México son estas licitaciones amañadas o “a modo” para favorecer a un particular, en donde se otorgan grandes proyectos en esquemas de poca o nula transparencia.

,