Casi intacta la estructura de Los Zetas en Centroamérica: Mazzitelli
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Casi intacta la estructura de Los Zetas en Centroamérica: Mazzitelli

COMPARTIR

···
Política

Casi intacta la estructura de Los Zetas en Centroamérica: Mazzitelli

22/07/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
 
Sandra Marina / José Antonio Gurrea C.
 

Con la captura del líder de Los Zetas Miguel Ángel Treviño, el Z-40, se prevé un reajuste en las rutas de trasiego de drogas en Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, pues éste capo las controlaba directamente, sin embargo no habrá grandes cambios en el resto de los estados mexicanos donde hay presencia de esa organización criminal (22 entidades, de acuerdo con diversos informes oficiales), ni tampoco en Centroamérica.
 
 
Así lo señaló Antonio Mazzitelli, representante regional de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, quien destacó que la alianza que mantiene con grupos criminales centroamericanos ayudará a Los Zetas a conservar su poder y estructura prácticamente intacta.
 
 
Los Zetas controlan las rutas del narco en Belice, algunas en Honduras, donde se disputan el territorio con el cártel del Pacífico, y en colaboración con el grupo de Los Lorenzanas controlan nueve de los 22 departamentos de Guatemala.
 
 
“La gran capacidad económica y logística para movilizar a sus integrantes a sus distintos territorios ayudó a la expansión de Los Zetas en Centroamérica y también a la alianza con las pandillas guatemaltecas que ahora ‘trabajan’ para los criminales mexicanos”, dice, por su parte, el informe Delincuencia organizada trasnacional en Centroamérica y el Caribe: una evaluación de las amenazas, publicado por la ONU.
 
 

En el estudio Influencia de los cárteles mexicanos en Centroamérica, Mazzitelli señala que Los Zetas operan a través de un sistema de tipo feudal. “Éste se expande añadiendo de forma progresiva células independientes y autosustentables, establecidas para ocupar nuevos territorios”. La estructura de este grupo es tanto jerárquica, de acuerdo con su rango en la organización, como descentralizada: “Los jefes regionales están relativamente bien controlados, aunque mantienen un gran margen de discrecionalidad sobre cómo logran sus objetivos financieros anuales”.
 
 
El citado documento de la ONU indica que la influencia de Los Zetas en Guatemala comenzó con el reclutamiento de soldados de las fuerzas especiales guatemaltecas (kaibiles), evidencia que se manifestó cuando algunos fueron arrestados en México en 2005, mucho antes de que Los Zetas se separasen del Cartel del Golfo.
 
 
“Se dice que Los Zetas se desplazaron a Guatemala y allí crearon una sección local alrededor de 2008. Desde entonces han ocupado un lugar destacado en la violencia en ese país”.
 
 
Alrededor de 150 miembros de Los Zetas han sido arrestados en Guatemala, tanto nacionales mexicanos como guatemaltecos. Mientras parece que la rama guatemalteca tiene cierta autonomía, estos dependen de sus superiores mexicanos, y están involucrados en varios incidentes violentos, particularmente en las provincias del norte de Petén y Verapaz.
 

Áreas de tráfico
 
 
Antonio Mazzitelli explica que como grupo armado ilegal Los Zetas tienen la capacidad de conquistar y mantener áreas de tráfico dirigidas por células semindependientes que participan no sólo gravando y dirigiendo tráfico de drogas, también en una gama de actividades depredadoras: extorsión, secuestro, tráfico de migrantes y trata de personas.
Para el investigador, la presencia y operaciones de otros grupos criminales mexicanos en Centroamérica parecen tener un carácter residual y complementario.
 
 

“El futuro de los grupos de narcotraficantes menores en la región dependerá probablemente de los resultados de la confrontación entre el cártel de Sinaloa y Los Zetas en México y áreas particulares de Guatemala y Honduras, y el resultado de la persecución contra éstos realizada por autoridades mexicanas.
 
 

“El segundo escenario podría convenir a los pequeños grupos traficantes, quienes heredarían las rutas de tráfico y el control de los flujos de drogas como consecuencia del debilitamiento mutuo entre el cártel de Sinaloa y Los Zetas”, como sucedió con las organizaciones de tráfico de drogas en Colombia, inmediatamente después del desmantelamiento de los cárteles de Bogotá, Medellín y Cali.
 
 

Agrega que en el tercer escenario el cártel de Sinaloa y Los Zetas podrían establecer la paz y un acuerdo sobre sus respectivas áreas de dominación geográfica (pax mafiosa), “sin embargo, es la menos probable, ya que las diferencias entre ambas organizaciones criminales son radicales.
 
 

"Mientras el cártel de Sinaloa tiene el objetivo de controlar las rutas de tráfico, Los Zetas pretenden controlar el territorio por donde éstas pasan”. Mazzitelli considera que el crecimiento o la caída de las organizaciones mexicanas traficantes y criminales en Centroamérica, dependerá de los compromisos de los gobiernos de esas naciones para enfrentarlas y vencerlas.