Adolescentes embarazadas sufren más de osteoporosis
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Adolescentes embarazadas sufren más de osteoporosis

COMPARTIR

···
Política

Adolescentes embarazadas sufren más de osteoporosis

21/05/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Miriam de Regil
 
Los embarazos en menores de 18 años de edad pueden provocar efectos negativos en la salud de las mujeres tiempo después de ser madres, revela un estudio conjunto de la Universidad Iberoamericana (UIA) y la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).
 
En este trabajo se muestra que la gestación en menores de edad puede ocasionar a corto o largo plazo problemas severos de depresión, trastornos en el desarrollo cerebral e incluso complicaciones en la fijación de calcio, lo que repercute en una mayor incidencia de osteoporosis.
 
Óscar Galicia Castillo, académico del Departamento de Psicología de la Ibero, explicó que "lo que antes sucedía era que estas mujeres muchas veces no llegaban más allá de los 40 años; es decir, morían jóvenes y entonces no se conocían varios de los efectos negativos de los embarazos tempranos". Agregó que con los avances es más fácil prevenirlos y tratarlos.
 
Dijo que con la investigación se encontró que un efecto negativo es la depresión, un trastorno cuya prevalencia es alta en la población en general y, en particular, en las mujeres.
 
"Lo que tenemos es que las hormonas sexuales podrían estar relacionadas con la aparición de síntomas de algún grado de depresión en las mujeres que podría ser diferente a lo largo de su ciclos menstruales dependiendo de la edad o si se están embarazadas."
 
Uno de los resultados ya comprobados por los expertos es que efectivamente las mujeres menores de 18 años de edad y con hijos manifiestan mayores síntomas depresivos que el resto de las mujeres de otros grupos, "o lo que es lo mismo, los embarazos tempranos modifican de manera sustancial los niveles hormonales en el cerebro de las mujeres, de tal manera que las hace más susceptibles a deprimirse".
 
Una hipótesis central de la investigación es que los embarazos tempranos podrían repercutir también a largo plazo en un déficit en la conectividad de estructuras cerebrales, importantes para la vida cognoscitiva y académica, las relacionadas con los procesos de aprendizaje, la memoria, el control emocional, la capacidad de atención y de planeación.
 
"Lo que estamos tratando de deducir hoy es que estos embarazos producen también algún tipo de problema a la hora de madurez cerebral en chicas adolescentes, lo cual podría darse debido a que la madre en lugar de enfocar todos sus recursos en ella, focaliza todo en el desarrollo del bebé", agregó.
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.