Opinión

Zug, paraíso en la tierra

 
1
 

 

Zug. (www.esl-idiomas.com)

Imagínese usted una ciudad, que alberga lindas cascadas de agua cristalina, unos verdes prados como alfombras, un cielo azul despejado que abraza la luminosidad del sol y decora hermosos chalets sosteniendo coloridos bouquets florales colgantes de techo a piso, todos ellos enmarcando la periferia de un lago que permite admirar una gran cantidad de peces. Ferraris, Porsches, Lamborghinis y uno que otro Mercedes Benz paseando por las calles.

La ciudad carece de pobreza, en ella abunda personal altamente calificado y productivo digno de extraordinarios salarios.

Aunque no lo crea, sí existe este paradisíaco lugar que es conocido por todos los empresarios que asisten anualmente al foro económico mundial de Davos. Es la ciudad de Zug, capital del Cantón de Zug, un paraíso fiscal dentro de otro paraíso fiscal, Suiza. Dos datos sobresalientes son: 1) el PIB per cápita es el segundo más alto del país, llegando a $162,000 dólares 2) tiene más empresas que personas, cuenta con aproximadamente 29,000 habitantes y más de 30,00 empresas.

La historia de su éxito, se debe principalmente a un marco general que fue determinado por los políticos. Al comienzo del siglo XX, la principal actividad económica del cantón era el desarrollo agrícola. La mayoría de la población tenía ingresos moderados. El gran cambio se dio en la década de 1920, cuando en Zug introdujeron un tratamiento fiscal privilegiado. La estrategia de posicionarse hacia el exterior a través de esta política, resultó ser un modelo exitoso para el crecimiento económico del Cantón, aumentando en forma exponencial el nivel de ingresos de su población.

Miles de empresas de todo el mundo, están domiciliadas en la ciudad de Zug. Siendo de tamaño pequeño, le apostó a un diferenciador, que lo ha convertido en el sitio que alberga corporaciones de talla internacional. Para ponerlos en perspectiva, Zug tiene una superficie territorial de 22 km2, que es menor a la delegación Benito Juárez con 26 km2.

Zug nos ejemplifica por qué los países desarrollados no tienen interés en acabar con los paraísos fiscales ni el secretismo financiero. Como expliqué en mi artículo anterior “agréguele unos ceros”, éstos forman parte de su estrategia de crecimiento económico.

Otro ejemplo es el caso de Panamá. El crecimiento económico en los últimos 11 años en este país ha sido de los más altos del mundo con tasas promedio por encima del 8% anual. Panamá ha venido escalando posiciones en forma importante en la atracción de fondos. ¿Será por eso que se filtraron los Panamá Papers? ¿Acaso Panamá empezaba a pisar los callos a otros?

El golpe que se le ha dado al secretismo financiero en Panamá será significativo para su futuro crecimiento económico. ¿Cuándo sucederá lo mismo con Suiza, Inglaterra o Estados Unidos? ¿Cuándo se prohibirá adquirir propiedades en Ginebra, Londres, Nueva York o Miami (por mencionar sólo algunas ciudades) a través de estructuras que ocultan al verdadero dueño? ¿Cuándo se acabará con la opacidad de los países catalogados por transparencia internacional como los más “transparentes” del mundo? ¿Qué en secretismo no aplica la máxima mexicana que dice “Tanto peca el que mata a la vaca como el que le agarra la pata”?.

La ingenuidad que hay sobre el tema de secretismo financiero es inmensa.

​Opine usted:rogozinski@mitosymentadas.com

Twitter:@JaqueRogozinski

También te puede interesar:

Agréguele unos ceros

Póngale usted el nombre

México: cultura y balazos (segunda parte)