Opinión

Zona Maco y Material, ¿qué tanto se puede curar arte en una feria?

   
1
  

   

Zona Maco

Mucho hemos hablado de las ferias internacionales de arte. Ahora es el turno de México.

Desde ayer se concentra la comunidad artística del país en dos eventos: Zona Maco, la tradicional feria de arte contemporáneo que cumple 12 años. Y aunque sumemos detractores y omisiones en la selección de galerías o curadores, hay que reconocer el trabajo de Zélika García –directora de la exhibición– por impulsar el arte mexicano y situarlo en el mapa del coleccionismo internacional.

Por otro lado, Daniela Elbahara y Bret W. Schultz, de la galería Yautepec, junto con Isa Natalia de Incontemporary (despacho de consultoría para coleccionistas de arte con base en Monterrey) crearon Material Art Fair, ésta será su segunda edición y buscan ser un espacio dedicado a la exposición de prácticas artísticas emergentes.

Desde el año pasado, Zona Maco anunció el cambio en el equipo curatorial, manteniendo sus mismas cinco secciones: General, Nuevas Propuestas, Zona Maco Sur, Arte Moderno y Diseño. 

Lo interesante a observar esta semana son las distintas estrategias curatoriales que tomarán ambas ferias para un contexto de arte contemporáneo en México. Por ejemplo: el trabajo de búsqueda de espacios alternativos que hace Material Art Fair para configurar un cuerpo de expositores que refleje el lado emergente del arte contemporáneo.

Que ambas ferias sucedan al mismo tiempo nos da una muy buena oportunidad a todos los interesados de analizar el reto que es “curar” un encuentro como éste. En estos casos tiene que ver con cómo es presentado el fenómeno artístico ante una audiencia.

Es claro ver el conflicto de intereses y teórico que se genera cuando el público está formado por potenciales compradores.

¿Cómo presentar un arte novedoso y de propuesta, pero que sea vendible o cómo hacer comprable diversas prácticas artísticas actuales como el net art, el .gif o el film art?

Creo que el trabajo desarrollado por Zona Maco en relación a crear un ambiente de coleccionismo y ebullición artística que se genera durante esta semana ha sido importante, y que la reciente presencia de Material Art Fair es consecuencia de este movimiento. Pero el trabajo curatorial en las ferias mexicanas puede dar para mucho más, como por ejemplo crear pequeños espacios de experimentación curatorial donde jóvenes curadores o en vía de serlo puedan realizar proyectos, invitar a curadores que han sido parte de la consolidación internacional del arte mexicano; estas ferias podrían ser buenos laboratorios discursivos y de debate para así competir internacionalmente con eventos como Frieze
o Basel.

Ya veremos cómo los distintos equipos resuelven este dilema de presentar el arte como producto, como un producto único, distinto a todos los demás que sea capaz de revelar o vislumbrar la compleja naturaleza humana.


También te puede interesar: 

Salvador Dalí
¿Arte público o imposiciones gubernamentales?
LA Art Show 2015