Opinión

Zona KPMG: El impacto del capital privado, ¿estás preparado?

10 febrero 2014 4:23 Última actualización 24 octubre 2013 5:2

 
Víctor Esquivel - Óscar Silva
 
México podría beneficiarse con una mayor participación de la industria del Capital Privado, sector que se encuentra en franco desarrollo en el país, por lo menos en los últimos 36 meses, que se ha detonado en parte debido a la inversión de las Afores a través de los famosos Certificados de Capital de Desarrollo (CKDes). De acuerdo a un estudio realizado por KPMG y la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap), este tipo de fondos fomentan el crecimiento y mejoran el desempeño de las empresas en las que invierten, además de generar externalidades que benefician la economía y la sociedad.
 

De acuerdo con el análisis de KPMG El impacto del capital privado en empresas de México: 17 casos de éxito, las inversiones exitosas realizadas en empresas mexicanas de distintos sectores durante el periodo 1990-2012, las compañías invertidas tuvieron los siguientes beneficios:
 

La suma de las ventas creció a una tasa anual promedio de 35.1 por ciento en los años del periodo de análisis.
 

Por cada peso de utilidad generado al inicio del periodo de análisis, se produjeron 5.79 pesos de utilidad al final.
 

De la fecha a la que invirtieron estos fondos a la que salieron, que en promedio son 5 años, las utilidades crecieron 5.8 veces o 43 por ciento por año.
 

Sectores de inversión de los fondos de capital privado

Los fondos de capital privado invierten en activos de distinta naturaleza. En México, de acuerdo al sector o activo en que enfocan sus inversiones existen fondos especializados en:
 

Bienes raíces: consisten en inversiones tanto de deuda como de capital de propiedades industriales, comerciales, oficinas y de vivienda. Estos fondos tienen alrededor de 10 años de vida, realizan inversiones con un plazo promedio de dos a cinco años en el que se lleva a cabo la gestión de los activos y la venta de las propiedades. El riesgo/rendimiento de estos fondos en bienes raíces dependen de las mejoras que se hagan a la propiedad (edificios e infraestructura adyacente), así como de la fluctuación en su valor ocasionado por la oferta y la demanda en el mercado.
 

Infraestructura: cuando el fondo de capital privado realiza inversiones en diversas obras públicas se le conoce como capital privado de infraestructura. Las obras públicas en las que comúnmente invierte este tipo de fondos incluyen aeropuertos, generación de energía, transporte público, puentes, túneles y carreteras de cobro, entre otras. Las inversiones en infraestructura, dado que generalmente se tratan de concesiones otorgadas por el gobierno a largo plazo, resultan en rendimientos relativamente menores pero más estables por periodos que en ocasiones superan los 20 años.
 

Empresas: los fondos que invierten en organizaciones compran participación accionaria en compañías de uno o varios sectores, también participan activamente en su administración durante los tres a cinco años que duran en promedio las inversiones. Existen fondos que se especializan en uno o varios sectores. Dependiendo del ciclo de vida en el que se encuentran las empresas al momento de la inversión, los fondos pueden ser de capital emprendedor, especializados en invertir en etapas de temprana a media y con alto potencial, o de capital privado con especialidad en empresas en etapas de media a consolidación, experimentando oportunidad de crecimiento acelerado.
 

Al analizarse la operación de los fondos de capital privado podemos hallar evidencia que soporta que su involucramiento en los negocios en los que invierten, genera crecimiento de las ventas, utilidad y empleos a tasas superiores a las que crecen otras empresas como las listadas en la Bolsa Mexicana de Valores. Adicionalmente, se identificaron externalidades positivas que resultan de las asociaciones entre los fondos y las organizaciones, que benefician a la sociedad en general.