Opinión

Zócalo secuestrado


 
Estamos cumpliendo 20 días de la toma del Zócalo de la Ciudad de México por parte de los militantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, CNTE.
 
 
20 días de caos, frustración y hartazgo por las marchas y bloqueos frente a autoridades incapaces de poner orden, de hacer cumplir la ley y de negociar con eficacia. La plaza central de la República, es desde hace años instrumento de chantaje al servicio de intereses políticos y/o económicos de unos cuantos.
 
 
Hoy es la CNTE quien la tiene en su poder y que nos hace recordar aquel verano de 2006, cuando la toma del Paseo de la Reforma por parte de Andrés Manuel López Obrador que se extendió hasta el Zócalo e hizo temer que no se realizara el desfile del 16 de septiembre.
 
 
Parecía que nada ni nadie haría recapacitar a un López Obrador enardecido por su apretadísima derrota frente a Felipe Calderón en la elección presidencial. Vicente Fox era el Presidente de México.
 
 
El General Secretario de la Defensa Nacional, Ricardo Clemente Vega García, llevaba semanas ‘capoteando’ a los reporteros que le preguntaban si el desfile del 16 de septiembre se llevaría a cabo con normalidad, a pesar del campamento lopezobradorista que ocupaba el Zócalo.
 
 
El 22 de agosto, durante una gira de trabajo a la que acompañó a Fox por Mérida, Yucatán, el General Vega García contestaba preguntas de los reporteros:
 
 
¿Será una afrenta para el Ejército? (que esté el plantón en la ruta del desfile)
 
 
-Ninguna afrenta, ni nada por el estilo.
 
 
¿Habrá posibilidades de un cambio de ruta del desfile?
 
 
-No hay nada de eso.
 
 
¿Entonces habrá desfile en el DF, señor secretario?
 
 
-Claro que sí, hombre, le digo que va a haber desfile.
 
 
Pero los días pasaron y el plantón no se levantaba. Llegó el13 de septiembre, el Día de los Niños Héroes. Los reporteros ‘volvieron a la carga’ y preguntaron una vez más al General Secretario Ricardo Clemente Vega García si el desfile del 16 de septiembre iría por una ruta distinta.
 
 
La respuesta fue seca. “El desfile seguirá la ruta tradicional”. Por fortuna, en una decisión lúcida e inteligente, López Obrador ordenó a los suyos levantar el plantón y desalojar el Zócalo durante la noche del 14 de septiembre.
 
 
No hay duda de que ahora los líderes de la CNTE ligarán su protesta al movimiento de López Obrador en contra de la reforma energética y le ‘harán el caldo gordo’ en su concentración del próximo domingo en el Zócalo.
 
 
No le extrañe si el domingo López Obrador consulta a sus huestes para que decidan ‘a mano alzada’ si permanecen en el Zócalo junto con la CNTE para luchar contra las reformas.
 
 
La historia se repite, el desfile del 16 de septiembre está, otra vez, a la vuelta de la esquina. Ni mandado a hacer para volver a chantajear al gobierno.
 
 
Hasta el lunes.
 
 
Twitter: @cachoperiodista