Opinión

Zara lanzará tienda online en México

El dato más útil de todos los que se revelaron ayer al emerger la lista de Forbes no fue que Bill Gates sobrepasó a Carlos Slim por 4 mil millones de dólares, sino que dos terceras partes de las personas que aparecen ahí crearon su fortuna por cuenta propia. Es un gran avance para la humanidad. Forbes reveló que sólo el 13 por ciento heredó su fortuna. Si nos regresáramos cien años atrás, en cualquier parte del mundo, las fortunas más cuantiosas habrían sido heredadas.
Así, que el 66 por ciento de las personas más ricas haya creado su propio dinero es un indicador mínimo que refleja que sí existe un componente de mérito. Bien.

En variable el tipo de emociones que causan a la sociedad las listas de los millonarios. Mientras en países anglosajones se ponen altares a los multimillonarios; en otras sociedades la gente no piensa igual. A mí me parece que siempre que se juegue con las reglas vigentes, obedeciendo las leyes, y si se capitaliza sobre las innovaciones que permiten pasos evolutivos a la humanidad, es perfectamente legítimo admirar lo que han creado quienes más dinero tienen.

El caso de Bill Gates es incuestionable, como también lo es el de Amancio Ortega, el creador de Inditex, la firma que controla marcas como Zara, Massimo Dutti, Bershka, Oysho o Stradivarius.

En el caso de Inditex, pienso que el valor económico creado por Amancio Ortega es el más auténtico de los que aparecen en los primeros cinco lugares. La razón es sencilla: la ropa es un commodity cuya producción no tiene barreras de entrada y que requiere una innovación en todas y cada una de las partes del modelo de negocio (desde el diseño, hasta la venta en la tienda). Así lo entendió Inditex y así capturó un pedazo del mercado global. Por eso ahora todos le quieren imitar: la firma japonesa Uniqlo lo intenta ya a una velocidad inusitada.

Ayer el presidente de Inditex Pablo Isla dijo en el Foro Global España 2014, en Bilbao, que la globalización “debe influir en el ámbito de la política española y europea”, y que “a veces actuamos como si no viviéramos en un mundo global”.

Se percibe con estas palabras que Inditex no detendrá su crecimiento. Al contrario. El año pasado habría abierto 500 tiendas y ampliado otras cien, y para 2014 lanzará su tienda online en México. Isla dijo ayer: “En el renacimiento industrial hay retos como el mercado único, la digitalización, o el coste de la energía, que nos hace perder competitividad”. Se ve que Isla tiene todas las variables bajo control y en la mano.

Y por ese dominio, y aunque la ropa sea un commodity y existan miles de jugadores en esa industria, la fortuna de Amancio seguirá haciendo eco en esos primerísimos lugares de la lista de Forbes.

Twitter: @SOYCarlosMota