Opinión

¿Ya tocamos fondo? 'The answer is blowing in the wind'

 
1
 

 

Módulo especial petróleo

Parece que los mercados globales están tocando fondo. Los dos últimos días de la semana pasada vimos recuperaciones importantes en las bolsas y en los commodities, particularmente en el precio del petróleo. El dólar se relajó contra casi todas las monedas, y el rendimiento de los bonos del Tesoro norteamericano subió un poquito, reflejando un menor pánico.

Los principales detonadores fueron: Un anuncio del presidente del Banco Central del euro, Mario Draghi, quién abrió la posibilidad de que en la reunión programada para marzo pudiera reforzarse el estímulo monetario. Por su parte, el vicepresidente de China anunció que siguen dispuestos a inyectar liquidez al mercado, en un monto estratosférico de 400 mil millones de dólares y que no piensan devaluar más al yuan. El Banco de Japón por su parte tiene Comité esta semana, y pudiera anunciar una ampliación a su programa monetario. Por último, también se ha venido generalizando la idea de que la Reserva Federal pudiera ir más lento en el proceso de normalización de sus tasas de interés, y uno de los miembros del Comité de Mercado Abierto reiteró que están dispuestos a recomprar más bonos del Tesoro para suplir los vencimientos que se tienen próximamente para mantener el tamaño del balance intacto. El Banco de Inglaterra decidió hace unos días no subir la tasa de interés y mantener su programa de créditos intacto. En otras palabras, se está tratando de detener esta debacle a billetazos, en una acción relativamente coordinada de los bancos centrales.

Particular relevancia tiene el impresionante rally que observamos en los precios del petróleo: El WTI que cerró en 26.55 dólares por barril el miércoles, se incrementa hasta 32.19 el viernes, con una recuperación de 21 por ciento en tan sólo 2 días. De inmediato empiezan a surgir pronósticos más optimistas por parte de algunos bancos de inversión.

En México la cotización del dólar sufrió un pequeño ajuste de 1.5 por ciento en dos días. La tasa de los bonos del Tesoro a diez años que se situaban en 1.80 por ciento cerraron en 2.05 por ciento anual.

La pregunta está en el aire: ¿ya tocamos fondo? Y la respuesta también está en el aire. Como dice la clásica de Bob Dylan. No hemos visto todavía que el gobierno chino anuncie un plan serio y creíble para apuntalar al mercado interno en su economía. La sobreoferta de crudo en el mundo es una realidad que lejos de detenerse puede seguir aumentando con el regreso de Irán al mercado occidental.

Mayor creación de dinero en monedas como el euro y el yen van a seguir presionando al alza al dólar y esto a su vez presiona a la baja a los precios de las materias primas. Es un círculo vicioso que sólo se puede romper si la Fed puede dar un mensaje de que no está pensando volver a subir sus tasas en este delicado momento.

¿Cuánto de esta recuperación es sólo el efecto de la liquidación de las ventas en corto? (tomar utilidades en la baja que implica pasar de vender a comprar para cerrar las posiciones cortas)? ¿Cuánto es un descuento de las expectativas de una inminente mayor inyección de liquidez? Y, ¿cuánto es la percepción de que los precios ya han llegado a un nivel irracional de ganga dado que las expectativas no son tan malas como los mercados ya lo han descontado? Me parece que es una combinación de todo esto.

Al final de cuentas esta corrección de los mercados no es una crisis financiera en el sistema financiero internacional, ni tampoco es un problema de sobreendeudamiento de las empresas, ni de las familias en el mundo en general. Tampoco tenemos indicios de una recesión inminente en la economía global, pero sí hay un ajuste a la baja en las expectativas de crecimiento.

No pueden descartarse nuevos episodios de volatilidad. La economía de China requiere forzosamente de una moneda más competitiva, lo que implica el riesgo de nuevas microdevaluaciones en el yuan.

Las acciones de American Express tuvieron un tremendo sentón de más de 12 por ciento la semana pasada después de reportar una baja de 38 por ciento en sus utilidades al cuarto trimestre. ¿Cuantas empresas globales se van a ver afectadas por el ajuste de los mercados en sus reportes al primer trimestre, que conoceremos a finales de abril?

El clima extremo también puede ser un factor de riesgo. Este fin de semana se reportaron intensas nevadas en Estados Unidos. Los aeropuertos tuvieron que cerrarse. ¿Volveremos a tener una afectación en el PIB al primer trimestre en Estados Unidos por los efectos de las nevadas?

La exagerada fortaleza del dólar ha metido a la manufactura americana en una recesión, por pérdida de competitividad. ¿Puede llegar a afectar al mercado interno norteamericano en el futuro?

Del otro lado de la moneda, los bajos precios de los hidrocarburos y de las materias primas funcionan como una reducción de impuestos: en los mercados libres, liberan recursos para el consumo.

Un más gradual proceso de normalización de tasas por parte del Banco de la Reserva Federal en Estados Unidos tiene diversas implicaciones positivas para las economías en todo el mundo, tanto para los gobiernos que son los que ahora se encuentran sobreendeudados, como para la inversión productiva y para el consumo.

En México la gran pregunta es: ¿cómo le vamos a hacer para seguir bajando el déficit fiscal, si para los siguientes dos años los precios de los hidrocarburos pudieran permanecer muy bajos? Volver a lograr la odisea de tener coberturas a 50 dólares por barril luce imposible. Los gastos crecen exponencialmente año con año. Mantener la disciplina fiscal es un imperativo. Pero recargar el ajuste sólo en los recortes al gasto de inversión nos lleva, junto con la debilidad de la industria norteamericana, a un menor crecimiento. ¿No podríamos tener una política fiscal con mayores incentivos a la inversión y al empleo? ¿Cómo podemos contener el dispendio y el derroche en la clase política? ¿Cómo podemos evitar que las elecciones nos vuelvan a llevar a la parálisis legislativa? ¿Qué vamos a hacer con el problemón que se nos viene encima en las pensiones?

Twitter: @EOFarrillS59

También te puede interesar:
Crecimiento económico en entredicho. ¿Qué hace diferente a esta crisis de las demás?
Shanghái-dazo II: ¿Hasta dónde?, ¿cómo detenerlo?
Los diez probables cisnes negros para 2016