Opinión

¿Ya se preparó para su ciclo de vida financiero?

A lo largo de la vida tenemos etapas que entrañan retos diferentes y deben ir aparejadas de un soporte financiero. Un hecho innegable es que, independientemente de la edad del lector, será cada vez más viejo y la pregunta es si está preparado para ir enfrentando los requerimientos.

En el libro “Private Wealth Management” de G. Victor Hallaman y Jerry S. Rosenbloom en una edición de Wharton School, menciona el concepto de “ciclo de vida”, sobre el cual vale la pena reflexionar.

Los autores señalan que la primera etapa es la de los años productivos iniciales, en el cual frecuentemente compran una casa, administran las deudas, protegen a una familia joven con seguros y, si todo sale bien, inician la acumulación de riqueza.

En ese momento se debe ser especialmente cuidadoso con el perfil del joven ejecutivo quien todavía no se casa y, sin la preocupación de sostener un hogar, descuida el concepto del ahorro. De hecho, ese espacio de tiempo representa una gran oportunidad de generar un patrimonio para lo que viene adelante.

El siguiente ciclo, según el mencionado libro, es el de los años de altos ingresos, en donde es posible una mayor acumulación de capital y lo llaman “periodo de mediana edad”. Habrá de encarar la educación universitaria de los hijos, planear su propio retiro y tal vez mantener financieramente a sus padres.

Aquí los autores suponen “altos ingresos” lo cual tiene sentido porque se está en la parte más elevada de la carrera; sin embargo, en la realidad esto no sucede necesariamente. En términos de finanzas personales los ingresos son una variable clave a considerar, porque si se viene del lapso anterior con grandes deudas y las percepciones son bajas, lo más seguro es que sobrevenga una crisis de insolvencia.

Luego señalan que viene la etapa de “antes de la jubilación inmediata”, cuando organizarán todos sus asuntos para el retiro; en donde se supone que ya se tiene un ahorro para poder dejar de trabajar y lo único por hacer es elaborar una estrategia de cómo disponer del patrimonio para salvaguardar los recursos.

Finalmente, concluyen que las personas deben de prepararse para una transmisión eficiente de su riqueza. En el entendido de que su vida productiva fue tan buena que permitió no solamente mantener una familia y tener una vejez digna, sino además dejará un legado económico.

¿En qué etapa se encuentra usted? ¿Está preparado para las siguientes?