Opinión

Ya no hay pretextos
para actuar

 
1
 

 

Matrimonios colectivos. (Cuartoscuro/Archivo)

La mejor información es la que permite tomar decisiones. Podría decirse que la utilidad de la información es directamente proporcional a las decisiones que se tomen con la misma. Cuando la información es agregada, como por ejemplo la evolución del PIB, la tasa desempleo, la variación en el consumo privado o la inversión pública, la información es útil para saber cómo va el país o una entidad federativa; no obstante, entre más desagregada la información más puede detonar procesos de toma de decisiones.

Por ello en el sector privado y en la academia se aprecia tanto la información de los Censos de Población y Vivienda que pueden desagregarse incluso por manzana, el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE) con cerca de cinco millones de unidades económicas georeferenciadas, la información detallada del comercio exterior que proviene de los registros de aduanas o los índices específicos del Índice Nacional de Precios al Productor.

Me parece que la Encuesta Nacional de Calidad Regulatoria e Impacto Gubernamental en Empresas (ENCRIGE), levantada por el Inegi con el apoyo de Cofemer, tiene esa característica, permite obtener información desagregada para tomar decisiones y para reclamar decisiones de todos los órdenes de gobierno.

La información de la ENCRIGE tiene muchos destinatarios, iniciando con dependencias públicas de los gobiernos federal, estatal y municipal, que ahora tienen información para compararse con sus pares en su actividad primaria, algo que nunca habían tenido, dado el costo que ello implicaba; pero la información también debería ser utilizada por la sociedad para reclamar cambios, basados ya no en casos particulares o anecdóticos, sino en información oficial recabada científicamente.

Es útil, por ejemplo, conocer que el 56% de las unidades económicas están satisfechas con el servicio de recolección de basura a nivel nacional, pero más útil es cuando la información permite señalar que entidades federativas como Guanajuato, Sinaloa o Aguascalientes tienen calificaciones arriba del 70% y más útil aún si se puede analizar la satisfacción del servicio de recolección de basura respecto de diversos atributos tales como: si el servicio es oportuno, si se tiene la necesidad de dar cuotas o propinas, si se solicita la separación de residuos o se registra suspensión ocasional del servicio.

Con este grado de detalle también puede analizarse el servicio de agua potable donde sólo una de cada dos unidades económicas se considera satisfecha con el servicio o el alumbrado público donde la satisfacción es todavía menor (36.9.%), aunque la menor satisfacción se da con la policía (32.2%), lo cual ya es prácticamente un lugar común en este tipo de encuestas. Muchos otros servicios y sus atributos se evalúan en la Encuesta.

De igual manera es útil saber que el 76.6% de los representantes de las unidades económicas se consideraron satisfechos con los trámites, pagos o solicitudes de servicio realizados, pero más útil para establecer una agenda de mejora, es el conocer que los trámites ante autoridades locales de seguridad pública, procuración e impartición de justicia son los que tuvieron un menor nivel de satisfacción: inicio o seguimiento de Averiguaciones Previas o Carpetas de Investigación (22.6%); contacto con autoridades de seguridad pública (25.6%); juicios laborales o mercantiles (37.4%), procesos judiciales laborales o mercantiles (distintos de juicios) (40.5%); registro de marcas o patentes ante el IMPI (45.6%); y registro público de la propiedad (48.2%).

En el otro extremo, las satisfacciones más elevadas de las unidades económicas se ubican en: altas patronal ante el IMSS (80.2%), cuota patronal ante el IMSS 79.2% inscripción de trabajadores ante el Infonavit (78.8%); declaración y pago de ISR e IVA (76.6%); y pago ordinario de luz (78.0%). Todos trámites electrónicos. Muchos otros trámites, pagos o servicios se analizan en la Encuesta.

Toda esta información puede ser consultada por entidad federativa, tamaño de empresa, ‘gran sector’ de la actividad económica y por 42 municipios y delegaciones; lo cual hace de esta encuesta un instrumento realmente valioso para detonar procesos que permitan mejorar los servicios públicos, tener mejor regulación y combatir la corrupción en los trámites y servicios públicos que proveen los tres ordenes de gobierno. Ya no ha pretextos para actuar.

*El autor es profesor Asociado del CIDE

También te puede interesar:
De la transparencia al gobierno abierto
Planes sin visión de futuro y alejados de la realidad
La movilidad educativa cuenta, y mucho