Opinión

¿Ya hiciste tus propósitos? Cámbialos

   
1
    

    

Propósitos de Año Nuevo. (Shutterstock)

Siempre empezamos el año con muy buenos propósitos; la lista es larga y la voluntad alta. Empero, en unos cuantos meses se abandonan. ¿Qué te parece si ahora cambiamos el enfoque? Hagamos 'compromisos', sobre todo porque estamos en un entorno muy complicado para las finanzas personales.

Hay un marcada diferencia entre estos dos conceptos. La palabra propósitos tiene que ver con el “ánimo o intención de hacer algo”; mientras que un compromiso es una “obligación contraída”. Es decir, dejemos de pensar en deseos e impongámonos acciones que serán realizados de manera 'forzosa'.

¿A qué nos vamos a comprometer en materia financiera para 2017? Sugiero iniciar por lo obvio: distinguir entre correcciones y superación.

En consecuencia, el primer paso es enmendar errores. Por ejemplo, saldar cuentas de créditos caros; gastar en función de lo necesario; emprender un proceso de austeridad para comprar un bien necesario; cancelar pagos automáticos de servicios sin utilizar, etcétera.

El siguiente sería definir otros compromisos como buscar un mejor empleo, estudiar una maestría o planear las vacaciones.

Entre más general sean los objetivos, corres el riesgo de caer en una zona de ambigüedad.

Si quieres cumplirlos, en principio, deben ser realistas y no un mero sueño.

Tienen que ser específicos, con el fin de tener precisión; medibles para evaluar su avance y con la idea de fijarlos en una línea de tiempo, situándolos en la agenda diaria.

Es recomendable anotar estas metas y compartirlas con la familia o amigos para contar con testigos de los compromisos y sentirnos 'obligados' a llevarlos a cabo.

Es posible establecerse también actos que estén relacionados con la actitud o la comunicación y mejorar la relación con el dinero.

Por ejemplo, el hecho de involucrar a la familia en el tema financiero, inducir conciencia en los hijos y la pareja de la importancia de cuidar el recurso y destinarlo de la manera más eficiente. De hecho, participar en una problemática económica genera apoyo.

Puedes determinar que le dedicarás tiempo al análisis de tus finanzas, pero la diferencia ahora es que deberás fijar un día y hora, lo cual te permite saber si lo estás haciendo según lo acordado.

Incluso, intenciones que parecen generales como conseguir otros ingresos implican acciones concretas susceptibles de poner en la agenda cómo construir el plan de negocios, buscar contactos o hacer labor de venta.

Cambia los propósitos por compromisos e inicia este año con optimismo renovado. Es una buena fórmula para recorrer 2017.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Cómo andas en tu cuenta bancaria emocional?
Acostúmbrate a las minusvalías de los fondos
Urge ajustar el presupuesto familiar