Opinión

Y Sharp, ¿desaparecerá?


 
1
 

 

Kozo Takahashi, presidente de Sharp. (Bloomberg)

Si uno realiza una búsqueda rápida de pantallas en el sitio web de El Palacio de Hierro aparecen marcas que están sólidas en el mundo de la tecnología. Todas, a precios competitivos: Samsung, LG y Sony dominan el anaquel de las TVs, pero también está la marca TCL, de la firma china que está irrumpiendo fuertemente en este mercado desde hace tiempo. Pero una marca que solíamos ver años atrás y que se ha venido a menos es la japonesa Sharp, cuyas TVs Aquos tuvieron fuerte poder de mercado hace una década.

Es muy penoso observar en tiempo real el desfonde de una gran compañía. Todos los esfuerzos, estrategias y acciones para conquistar un mercado se pueden venir abajo si se toman decisiones incorrectas, y en el mundo de la tecnología este desfonde puede ser muy cruel y veloz.

Hace cosa de diez días Sharp dio a conocer unos estados de resultados trimestrales catastróficos, donde sus ventas se habían desplomado a 423 mil millones de yenes, lo que representó una caída de casi 32 por ciento respecto de lo que había vendido el año pasado.

¿Qué se debe hacer cuando la gente ya no quiere tu marca y casi ninguno de tus productos? Se requiere una cirugía mayor o, en otras palabras, morir para intentar renacer. En el caso de Sharp la gente ya no quiere comprar sus teléfonos inteligentes, ni sus pantallas para tabletas, ni sus paneles solares, ni sus televisores. De tal suerte, para tratar de salvarse, la empresa japonesa se puso a la venta y llegó a un preacuerdo con una firma de Taiwán llamada Hon Hai (Foxconn), famosa por ser la fabricante de los productos de Apple como el iPad, y por muchos escándalos, entre los que se encuentran condiciones laborales infrahumanas y hasta suicidios colectivos.

Aunque el anuncio para que Hon Hai adquiera 66 por ciento de la empresa japonesa se realizó en marzo, es hasta principios de octubre que se tendrá que materializar, y falta la aprobación del regulador chino para llevarla a cabo. Entretanto, Sharp se desploma más, y la especulación es que la japonesa deberá despedir a siete mil empleados como parte de la coyuntura. Si la compra se materializa, los taiwaneses querrán explotar el conocimiento de Sharp en pantallas para desarrollar paneles OLED y para explorar negocios en el terreno del Internet de las Cosas (IoT).

Aunque en este contexto Sharp podría parecer acabada, no lo está al cien por ciento. Tiene innovaciones sumamente destacadas. Acaso la mayor es RoBoHoN, un pequeño robotito con un perfil 'cariñoso', del tamaño de un celular, que puede utilizarse para grabar mensajes, leer textos e interactuar con el usuario proveyéndole contenidos de internet.

Vale la pena mirar el video con sus capacidades. Parece una tierna mascota.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Samsung invierte dlls. 35 m al día en I+D
Sabadell lanzará banca personal en 10 meses
Empresarios taimados, malagradecidos