Opinión

…Y los precios se desinhiben

 
1
 

 

Pastel de corazón

Ya nos habíamos desacostumbrado a las alzas en los precios. Los proclives a los tecnicismos económicos gustaban de alertar que los “precios están reprimidos”. Hoy, en consecuencia, valdría decir que los precios han comenzado a desinhibirse.

Paola es una muchacha que tiene una muy pequeña pastelería en la colonia Narvarte en la Ciudad de México. Es una buena chef y una férrea compradora. Tiene presente siempre los niveles de precios y con cualquier pretexto, como dicen ahora los jóvenes, 'la arma de tos'. Pelea, es aguerrida.

Paola atiende sola su negocio. Cuenta con un ayudante que a veces no va y en otras quien sabe. Se las atiende sola a pesar de que está entrando a la segunda mitad de su embarazo.

Estaba yo frente a ella cuando su proveedor de domos y otros componentes de papel le informó que “tendría que hacer un ajuste de precios porque éstos ya le habían subido sin que los repercutiera a sus clientes, cosa que no es posible mantener como práctica por más tiempo”.

Los domos van a aumentar 'otro' 8.0 por ciento porque el plástico ha incrementado en ese nivel ante la depreciación constante de la moneda mexicana frente al dólar. Los productos de papel habrán de incrementar 10 por ciento. No ha sido el primer aumento en el año. Hay uno previo.

El chocolate con leche no ha aumentado recién pero en el transcurso del año lo ha hecho. En el primer bimestre compraba los 200 gramos a 27 pesos y ahora paga por ellos 32 pesos y le acaban de anticipar que habrán de aumentar a 35 pesos cuando inicie el año.

El azúcar ha aumentado de manera relevante su precio. A principios del año esta empresaria compraba los 10 kilogramos a 99 pesos en una de esas cadenas de compras al mayoreo. Ayer lo pagó a 167 pesos y uno de los dependientes informó que estaba por experimentar otro aumento de al menos cinco o seis pesos según había sido informado.

La leche comenzó a pagarla a principios del año en 14 pesos litro y ahora lo paga en 16.50.

Antes con mil pesos iba a dos súpers a hacer sus compras para su negocio que lleva por nombre La Asturiana. Hoy dice que lleva mil 500 pesos y que no le alcanza para comprar todo lo requerido.

El esposo de Paola es Edgar, un chef que trabaja para la principal cadena de comida japonesa en México. Recién llega de Japón de un curso de capacitación y dice que cuando se fue unos eran los precios y cuando llegó otros. Lleva menos de un mes y medio de haber regresado y ahora registra aumentos importantes en algunos casos.

El erizo de Mazatlán, que es nacional pero con calidad de exportación, paso de 380 a 450 pesos los 250 gramos. La carne Kobe que viene directamente desde Japón pasó de dos mil 800 a tres mil 500 el kilogramo.

La carne de cangrejo que se importa desde Alaska sube entre 100 y 200 el kilo. Puede subir indistintamente. Lo compraban a 450 pesos kilo que es lo que pesa regularmente una 'pata' de cangrejo y ahora resulta que la pagan a 720 pesos el kilogramo.

La carne que compran de Estados Unidos recién subió otro 6.0 por ciento (dice que por lo regular lo suben entre 5.0 y 6.0 por ciento cada vez que sube y recuerda no menos de tres alzas en este año sin contar la que le acaban de avisar para la siguiente semana.

El pasado miércoles tuve que ir a comprar una lavadora porque la de marca coreana que llevaba seis años funcionando en casa tuvo una falla en su tarjeta maestra y resulta que ya esa pieza no hay forma de obtenerla porque está descontinuada. La dependiente de una tienda departamental me avisó que los precios posiblemente subirían más de 20 por ciento iniciando el año. Fui a otra cadena con el ánimo de comparar precios. El mismo producto más caro pero la advertencia igual. El dependiente afirmó que los precios de la línea blanca habrían de incrementar más de 20 por ciento según habían sido avisados.

Los precios que enfrenta Paola subirán 8.0 por ciento en los productos con plástico, en papel 10 por ciento aunque ha enfrentado en el transcurso del año un aumento de 69 por ciento en el azúcar y productos afines, en la leche que compra 18 por ciento en el transcurso del año, 30 por ciento en el chocolate con leche.

Edgar me reporta aumentos de 18.5 por ciento en el erizo de Mazatlán, 25 por ciento en la carne importada desde Japón, de 60 por ciento en el cangrejo de Alaska y de 24 por ciento en la carne con calidad de exportación.

Para qué seguirle. Resulta claro que los precios se han desinhibido. ¿Ya se le había olvidado a usted la experiencia de la carestía? A mí también.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Un millón y medio de mexicanos sacrificados
“Que el gobierno se sacuda la arrogancia”
Discutir 'la cosa económica', prioridad