Opinión

Y los importadores
“Se quedaron con las ganas”

 
1
 

 

Aduana. (Archivo)

El asunto tiene años, explican al columnista. Tendrá unos tres años pero recién ya se trata de un descaro que procura corrupción. Los afectados son los consumidores mexicanos, los importadores, comerciantes, empresarios que buscan introducir mercancías legales a México compradas a mejor precio del que se obtiene hoy en nuestro mercado.

Pongamos el caso de un wiskey. Hay en México muchísimas marcas pero supongamos que un importador consigue un wiskey que existe en territorio nacional pero con un descuento de 40 por ciento en Panamá, por mencionar un país. Se compra, siguiendo con supuestos, un contenedor de la bebida comprado legalmente en otra nación en donde el PRODUCTOR vendió directamente su producto.

En México va a tener muchos problemas para pasar por alguna de las 40 puertas aduanales porque en la Aduana se “sospechará” que esa bebida es “PIRATA”.

De nada servirá que presente papeles, facturas, testigos. La sola sospecha motivará que su contenedor sea clasificado como en proceso de investigación. Y como dicen los defensas: no pasarán.

El trámite de la “investigación”, explican al autor de esta columna, puede durar seis o más meses, tiempo durante el cual la mercancía puede ingresar al terreno de la caducidad (si se tratara de otro producto) o bien pase de moda (imagine algún producto de estación o de moda).

CLARO que las voluntades de solucionar el punto pueden aceitarse con 150 mil dólares que divididos entre la cantidad de productos dentro del contenedor quizá valga la pena desembolsar. Total… pagará, en el ejemplo, más cara la copa el consumidor mexicano.

Pues resulta que el pasado viernes el Comité Intersecretarial para la Atención y Protección de los Derechos de Autor y la Propiedad Industrial (mejor reconocido como el Comité Antipiratería) sostuvo un encuentro programado con la Sra. Procuradora Areli Gómez González. Ante la funcionaria las voluntades para hablar del asunto concreto se les hicieron chiquitas y nadie tuvo los pantalones de decirle lo que está pasando en Aduanas.

Negarán que les faltaron pantalones, por más que tengan claro que el asunto no parará hasta quien tenga el valor de presentar de frente una denuncia respaldada por otros más con menos pantalones.

Bolsas de marca, licores, alcoholes, ropa de marcas de prestigio, perfumes… la gama de productos es amplia y variada. Dicen que nadie se salva de que esas “importaciones paralelas” (compra de legales en otros países para aprovechar precios menores a la de esos productos en territorio mexicano) sean calificadas de sospechosas mientras los contenedores con mercancía pirata de China ingresa como si estuviera en casa.

Enterado del asunto les digo que para la próxima reunión lleven el tema tan claro como ahora se expone públicamente para que se entere la SRA. Procuradora, ponga el grito en el cielo (habremos de suponer) y entonces ella, con falta, saque el tema a colación porque a los importadores y abogados el asunto les quedó grande.

Para no hablar, por cierto, de esa banda de abogadetes corruptos que ostentan ser representantes legales de marcas grandes con poderes que ya les fueron revocados y que les permiten detener mercancía legal para pedir voluntades que destraben el paso de los contenedores sospechosos, cosa que una variante del tema que tratamos. Porque las grandes firmas por cierto, ni enteradas de esto.

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:etorreblanca3@hotmail.com

También te puede interesar:

De las excitantes “negritas”

Los 12 errores que todo empresario novato debe evitar

Unidas pedirán regulación

placeholder