Opinión

Y la verdadera joya de la reforma hacendaria es…


 
 
Muchas personas descalifican la reforma hacendaria propuesta por el Presidente Enrique Peña por cargar la mano a la base de contribuyentes típica (10 por ciento al pago de dividendos; eliminación de la consolidación; tasa de ISR hasta 32 por ciento). Critican que el gobierno decidió no aplicar el IVA de forma generalizada, y si bien es cierto que adoptar esa medida habría respondido a un clamor de antaño; no debemos cegarnos ante la verdadera joya de la iniciativa. ¿Cuál es? Los incentivos que tendrán las empresas informales para formalizarse y tributar impuestos. Veamos.
 
 
Dijo el presidente el domingo que en la iniciativa “se establece un régimen de incorporación fiscal para nuevos emprendedores, o para los negocios informales que decidan regularizarse, en el que inicialmente no pagarán impuestos en su incorporación al sistema, y sus obligaciones sólo habrán de incrementarse de manera gradual”. Ojo: esta es la primera vez que un gobierno reconoce la realidad de la economía informal y genera un esquema asequible para que convenga a los informales subirse a la formalidad.
 
 
Entre las medidas anunciadas que fungirán como incentivos para la formalidad están que los trabajadores adscritos a Pymes informales accederán a los servicios del IMSS y a créditos para vivienda. Así, un trabajador de una empresa informal dejará de estar en el “limbo” del sistema de prestaciones laborales. Además, el propio trabajador fungirá como palanca de presión para que su patrón se registre en lo que se llamará “Régimen de Incorporación Fiscal”, porque anhelarán tener acceso a esas prestaciones. También podrían tener acceso al seguro de desempleo.
 
 
Otro incentivo bien planteado para combatir la informalidad es que las empresas que se inscriban en el programa calificarán para créditos “de la banca de desarrollo, así como apoyos y financiamientos del nuevo Instituto Nacional del Emprendedor”. Esto, como dijo el presidente, sin pagar impuestos inicialmente. Ya lo harán de manera gradual en el futuro.
 
 
Bravo. Si este solo atributo de la iniciativa funciona, Luis Videgaray podrá reportar al final del sexenio el número de empresas informales que a lo largo del camino se fueron incorporando a la formalidad. Ojalá sean muchas.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota