Opinión

¿Y la segunda vuelta?

 
1
 

 

Diputados

La elección dejó saldos para todos los partidos y la clase política. Ningún partido puede declarar una victoria clara y contundente sobre los demás. Los ciudadanos buscando al “menos peor”.

El PRI tendrá mayoría de diputados, gracias a sus dos muletas, PVEM y Nueva Alianza. Sin ellos (y los atropellos del Verde) habría obtenido menos posiciones y estaría lejos del control que tendrá en la Cámara.

El PAN recuperó espacios en estados y ciudades importantes, y se mantuvo en su nivel “histórico” de voto en las diputaciones federales. Sin embargo, también perdió elecciones claves como Michoacán y Sonora. El PRD es el partido con la caída más dura. Pagó el costo en Guerrero, donde era de esperarse; pero además salió fuertemente castigado en la ciudad de México, donde Mancera tendrá que gobernar con la oposición.

Morena inicia con triunfos serios, particularmente en el DF, y tendrá una copiosa bancada, con aproximadamente 35 diputados. Nada mal para su primera elección.

Sin embargo, en todo el país hay una constante: gobernadores, diputados y presidentes municipales electos con 25, 30, 40 por ciento del voto. Alfaro, en Guadalajara, es de los muy pocos que tienen 51 por ciento. El país está lleno de legisladores y gobernantes con siete de cada 10 electores en su contra.

En Cuernavaca, por ejemplo, Cuauhtémoc Blanco ganó con 23 por ciento del voto. Los delegados victoriosos en el DF tienen entre 26 y 39 por ciento. De las nueve elecciones para gobernador, no hay un ganador con más de 50 por ciento.

Lo anterior es un gran problema de legitimidad y capital político para los gobernantes. Tratar de impulsar cambios y encausar soluciones a los serios problemas locales que padece el país, con esos porcentajes, será muy complejo. Nuestros gobernantes arrancan contra una mayoría que los rechaza.

Hace años se viene debatiendo la necesidad de que nuestro sistema electoral tenga segunda vuelta. Este mecanismo sería indispensable para la formación de coaliciones gobernantes. Sin embargo, por sorprendente que parezca, a quienes menos les importa la eficacia es a los partidos políticos. Ellos con ganar están satisfechos, y mientras más fácil, mejor.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Votar asqueado
Brasil y China
Nueva Ley de Obra Pública