Opinión

Y después de Brexit, ¿qué?

 
1
 

 

Brexit

Si su empresa no exporta ni importa productos o servicios del Reino Unido, si no tiene una exposición directa al dólar americano o no tiene inversiones en renta variable en el mercado de valores, poca afectación directa real habrá resentido todavía como consecuencia del referéndum que arrojó un voto mayoritario para procesar la salida de esa nación de la Comunidad Económica Europea.

Sin embargo, muchas y variadas han sido las preguntas recurrentes en el medio empresarial mexicano sobre los efectos de esta decisión. Aquí tres reflexiones para su consumo personal:

1) ¿Qué va a pasar con la relación comercial con Reino Unido?

En tanto Reino Unido (RU) y la Unión Europea (UE) concluyan la negociación de sus términos de salida, no mucho. El tratado comercial vigente entre México y la UE seguirá beneficiando el intercambio comercial bilateral hasta 2018 o la materialización de la salida. El gobierno mexicano debe iniciar negociaciones para un nuevo TLC bilateral mejorado más temprano que tarde, aunque es natural esperar presiones de sectores industriales en ambos países que quieran aprovechar esa ventana de oportunidad para profundizar o eliminar prerrogativas en el nuevo acuerdo.

2) ¿Cuál es el mayor riesgo para las empresas mexicanas?

El riesgo sistémico, no el bilateral. Una vez que los mercados bursátiles del mundo terminen de absorber la nueva realidad, habrá un periodo de observación meticulosa sobre la forma y los tiempos que el nuevo primer ministro británico y la UE determinen para la salida negociada de esa nación. Un proceso ordenado y preasimilado, no debería introducir exceso de nerviosismo mundial. La UE se verá forzada a reaccionar a su nueva realidad y el RU suscribirá 'n' nuevos tratados comerciales bilaterales. Al final, con variaciones que habrán de analizarse sector por sector, el mundo del libre comercio enfrentará una nueva normalidad. En el caso de un improbable proceso desordenado que se saliera de control en la región europea, la variación continua de expectativas alimentará la incertidumbre en todos los frentes y ello tendrá expresiones dolorosas en tipos de cambio, flujos de comercio y de inversión y tasas de crecimiento.

3) ¿Qué efectos marginales negativos se deben esperar?

El efecto marginal indirecto a observar es la evolución de la economía de Estados Unidos y del resto de los países que integran la Comunidad Económica Europea. Habrá que observar qué tanto realmente se fortalecen las voces que apelan a la salida de otros países de bloques comerciales o a solicitudes de renegociación de determinados tratados. Por lo pronto, el TPP resulta marginalmente afectado en su etapa final de aprobación e inicio de vigencia.

En síntesis, el triunfo del Brexit no es cosa menor. A pesar de la modesta balanza comercial y de inversiones entre México y la nación Británica, la decisión ha introducido tal nivel de preguntas en los actores relevantes de la economía mundial, que no habrá nación integrada a la dinámica de la globalización y el comercio internacional que no resienta efectos de una constante volatilidad y de una eventual afectación derivada de reducciones en el ritmo de crecimiento de algunas economías europeas.

En tanto el río mundial encuentre su nuevo cauce, el Brexit confirma una vez más que cualquier nación desarrollada, en cualquier momento, puede dar sorpresas desagradables a la economía global e innumerables retos a la dinámica política regional.

El autor es empresario y conferencista internacional.

Twitter: @mcandianigalaz

También te puede interesar:
'Debriefing', el hábito militar a replicar en la empresa
Tres conceptos valiosos de cuatro CFOs talentosas
El arte del control: tres niveles para navegar en la certeza