Opinión

¿Y así quieren unidad?

  
1
   

    

Virgilio Andrade

En la convocatoria a la unidad nacional, cuando sin duda todos los mexicanos vemos un peligro en nuestra frontera norte con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el gobierno federal toma decisiones que molestan.

El viernes pasado [el presidente] designó a Virgilio Andrade como director general del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi). A este personaje le tocó pagar un costo al ser el encargado de investigar los conflictos de interés del actual gobierno.

En un plazo de sólo seis meses, cuando estuvo al frente de la Secretaría de la Función Pública, Virgilio Andrade exoneró al presidente Enrique Peña Nieto, su esposa Angélica Rivera y al hoy canciller, Luis Videgaray.

Esto provocó molestias en la opinión pública y ya sea por la verdad o la postverdad, Virgilio Andrade ha tenido que pagar el costo de esta exoneración, y de hecho debió conocerlo desde antes de tomar posesión como secretario de la Función Pública.

Nombrarlo en estos momentos en que se busca la unidad nacional provocó muchos comentarios en contra en las redes sociales, además de que mostró falta de sensibilidad política, como lo fue el hecho de que el presidente del PRI, Enrique Ochoa, haya intentado convertirse en el líder de los partidos políticos.

ROBUSTECER MERCADO INTERNO 
Con una visión más nacionalista y que busca disminuir la desigualdad social, un grupo de intelectuales de la UNAM propone una serie de medidas para hacer frente a los retos que implica el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para México.

Entre ellas destaca: diseñar un programa de emergencia de apoyo al empleo, orientado a las regiones y segmentos de la población que se verán más afectados, así como lanzar un programa de inversión pública para mejorar y ampliar la infraestructura en las regiones más atrasadas del país y renovar el pacto fiscal para elevar los ingresos.

En un documento denominado “En Defensa del Interés Nacional ante la Coyuntura Crítica, ¿Qué Hacer?”, elaborado por el Grupo Nuevo Curso de Desarrollo, se señala que el ‘fenómeno no es exclusivo de Estados Unidos’.

Y que entre sus explicaciones “destaca la abrumadora evidencia de la explosión de la desigualdad del ingreso y la riqueza al interior de las naciones”.

Bajo la coordinación de Rolando Cordera y con la participación de Norma Samaniego Breach, Jesús Silva Herzog Flores, Francisco Suárez Dávila, Carlos Tello Macías y Enrique del Val Blanco, entre otros, se conformó este grupo de trabajo.

Explican que para atender tanto el choque externo de la llegada de Trump, como la falta de desarrollo que ha tenido México en los últimos años, se requiere actuar en dos horizontes.

El de la emergencia, para aminorar el riesgo y el impacto negativo sobre las poblaciones más vulnerables del país de algunas de las acciones proteccionistas, de desviación de inversiones y de restricción migratoria que se anuncian.

Y otro de más largo alcance, que presupone construir pronto los consensos políticos para poner en marcha una nueva agenda de desarrollo en la que la igualdad y el robustecimiento del mercado interno tengan la mayor prelación.

* * *

Sólo una pregunta: ¿dónde quedó la agenda anticorrupción del presidente del PRI? Después de que se convirtió en bandera y que desde mediados del año pasado se hablaba de la posibilidad de suspenderle sus derechos, el exgobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, continúa siendo orgullosamente priista.

Twitter: @ginamorettc

Correo: georgina.morett@gmail.com

También te puede interesar:
¡Esa es disciplina!
Constitución, sin fuero
PAN y PRD, a favor de Atlacomulco