Opinión

Westin: ¿medalla de oro
al agravio hacia Pymes?

Hoy se inicia la Segunda Semana del Emprendedor; por tres sexenios continuos se mantiene el compromiso de hacer un evento que permita acercar las políticas públicas y prácticas privadas a las pymes nacionales.

Es probable que en este evento se dé a conocer un compromiso anterior que nunca pudo cristalizarse sino hasta ahora con Enrique Jacob Rocha: la creación de la figura del OMBUDSMAN PYME, instancia encargada de la defensa de las pequeñas y medianas empresas en su relación con los gobiernos en sus distintos ámbitos de responsabilidad.

Hasta donde sabemos, el cargo estará en manos de una funcionaria pública. La persona designada a la tarea es conocida por el presidente de México, según sabemos, y cercana al grupo político que gobierna. Colaboradora del propio Enrique Jacob Rocha.

Queda también un pendiente que tendrá que valorar la nueva figura del OMBUDSMAN PYME: la relación ventajosa que algunas grandes empresas privadas, entre ellas multinacionales, aplican para sus proveedores menores y que resultan desventajosas para ellos.

Hemos aludido en varias ocasiones las prácticas de pago tardío a proveedores. Facturaciones que encuentran pagos hasta en 91 o más días. Pero, como decía el clásico: “aún hay más”.

Esto no es privativo de México: En columnas recientes hicimos la referencia de que en Alemania se está solicitando la creación de un OMBUDSMAN PYME capaz de desaparecer la práctica de pago a tres o más meses a proveedores de pequeñas dimensiones.

Pero no crea que los 91 días aludidos son, en México, un máximo a esperar. Nos han documentado tardanzas mayores.

Una Pyme encargada de servicios de mantenimiento hizo de nuestro conocimiento que la cadena hotelera Westin en Cabo San Lucas había detenido el pago de varias facturas que en total superaban el millón de pesos. La cadena, nos explicaron, había incluso sugerido al proveedor pendiente de pago que aceptara tiempos de hospedaje como intercambio para comenzar a descontar de la factura el total pendiente de pago.

Por aquel entonces, momentos de vacas muy flacas para la economía de Estados Unidos, la ocupación en Cabo era muy raquítica y se soportaba la imposibilidad de pagar como consecuencia de malas, muy malas tasas de ocupación hotelera.

Pero ya más cercano a las fechas actuales nos enteramos que la misma cadena de hoteles multinacional había detenido, por casi 18 meses, el pago a una Pyme de una serie de facturas que sumaban poco más de 50 mil pesos. Vino un cambio de gerente de la plaza, quien atendió el pendiente de inmediato.

Una serie de facturas que suman más de un millón de pesos en un contexto de severa depresión en la ocupación hotelera hacen más sentido que el que se detenga por más de año y medio el pago de 50 mil pesos por entrega de mercancías a a la cadena en San Luis Potosí.

Finalmente se podrá argumentar que esas decisiones corresponden a las gerencias de cada sede hotelera y no necesariamente a una práctica intencional del corporativo en México. Cualquiera que sea el caso entenderá el lector que un pendiente de pago como los mencionados, más de un año y 18 meses respectivamente, es en extremo importante para las Micro, Pequeñas y Medianas empresas.

Los nombres de las empresas nos lo reservamos a solicitud de las mismas.

Los casos mencionados y muchos más seguramente, escapan a la estricta responsabilidad del Ombudsman Pyme. No obstante, parece obligada a encontrar la manera en que los casos de retraso en pagos sean cada día menores en nuestro país en beneficio no solo de las pymes involucradas sino también del mantenimiento del empleo y crecimiento de la empresa.

Mientras se da a conocer el nombramiento oficial del OMBUDSMAN PYME mexicano, no deje de mantenerse en contacto con el evento de la SEMANA DEL EMPRENDEDOR que tiene actividades en línea que le permitirá estar presente de “manera virtual”.

dirección@universopyme.com.mx