Opinión

Vuelve el coqueteo aliancista

En política no hay casualidades. La abrupta reversa que metió Jesús Zambrano al voto libre de los senadores del sol azteca en la reforma de telecomunicaciones, hizo que crecieran las versiones de que lo que buscaba era inclinar la balanza a favor de alguno de los jugadores en la dispareja cancha de las telecomunicaciones, es decir, Slim.

Y una cosa llevó a la otra, pues Zambrano ahora llamó a los panistas en la Cámara de Diputados a respaldar la posición de Gustavo Madero en el tema, lo cual se interpretó como un grito en el desierto, pues se sabe que al dirigente nacional del PAN ya lo habían bateado la mayoría de sus legisladores.

Y aunque en el tema de energía, PAN y PRD no saldrán juntos ni a la esquina, en el terreno electoral se sintió otro fuerte coqueteó rumbo a las elecciones de 2015.

Sucede que en los comicios de Nayarit, ambos dirigentes hicieron el uno-dos como alianza de facto para acusar a su adversario, el PRI, de juego sucio.

Panistas y perredistas de plano dejaron la plaza de Coahuila, donde nada tenían que hacer, pues el PRI apabulló con carro completo, nueve a uno.

En fin, parece que la expectativa de que a Morena le den su registro y el PRD pierda un buen número de sus seguidores, obligarán al sol azteca a arrimarse más al PAN –que de por sí tampoco canta mal las rancheras en eso de sentirse abandonado– para enfrentar las elecciones de 2015.

Eruviel, en sentido contrario

Parece que Eruviel Ávila va en sentido contrario sobre Periférico, pues su propuesta para revisar el Programa Hoy No Circula no tuvo eco ni en el ámbito federal ni local. El gobierno del Distrito Federal a través de la Secretaría del Medio Ambiente, presumió ayer que se aplicaron 157 sanciones contra los automovilistas que se atrevieron a salir a la calle con sus vehículos cuando no les tocaba.

Eruviel Ávila parece que no la ve llegar. Ayer en la noche le cayeron, por si le hicieran falta, gigantescas inundaciones.

Más bien le falta una limpia.