Opinión

Vuelta a la realidad

Duró poco y fue bueno. La Selección ya viene de regreso y se nos acabaron los distractores.

Para los aficionados, salir del Mundial puede ser una gran desilusión, pero quienes verdaderamente resentirán que la Selección Mexicana no pasara de los octavos de final son aquellos que aprovecharon que los reflectores estaban en otro lado para pasar inadvertidos.

Los panistas ya no podrán posponer por más tiempo la aprobación de las reformas estructurales. El compromiso es que ahora sí, esta semana, vayan a periodo extra y hagan su tarea.

Memo Ochoa no estará para detener los goles o autogoles en el tema de Telecom, cada quien deberá asumir el costo de sus aciertos y errores.

Tampoco habrá Chicharito que desvíe la atención de la Línea 12 del Metro. Ya se cumplieron cuatro meses desde que se suspendió el servicio, tiempo en que se descubrió que hubo "mano negra" en la licitación de las obras, y que se pagó más de lo programado, pero a la fecha ni un solo sancionado. ¿Y los usuarios?, bien gracias.

Y la carismática figura de el Piojo Herrera ya no sustituirá el interés por saber en qué va a terminar el escándalo de Oceanografía, tema en el que poco, muy poco, o nada se ha avanzado.

Y en asuntos como el del crecimiento económico, ya no habrá clavados que valgan, por más que sean de Robben.

El chirrión por el palito

A Jesús Zambrano le tocó agarrar el chirrión por el palito cuando intentó reeditar la fórmula del uno-dos con Gustavo Madero y anunció que podrían ir juntos en telecomunicaciones.

Miguel Barbosa enfrentó este fin de semana al jefe de Los Chuchos, enfrió los ánimos toreros de su dirigente y reclamó la autonomía de los senadores del PRD para tomar decisiones. ¡Sopas perico!

Eso sí, el político poblano dio sus razones: “por el timing, el timing tienes que ponerlo en posición”, dijo. Lo que quiso decir Barbosa es que los senadores no han tomado una decisión y que por eso no pueden hacer lo que les pida Zambrano, así nomás.