Opinión

Vómito machista

 
1
 

 

Radio

En días pasados se ha desatado un escándalo a raíz de las declaraciones temerarias de Marcelino Perelló Valls en su programa Sentido Contrario de Radio UNAM. Perelló defendió con vehemencia, de forma grotesca y absurda, el veredicto del #JuezPorky y el amparo de Diego Cruz. Basta leer el artículo 265 del Código Penal Federal para constatar su absoluta ignorancia. La Universidad canceló el programa y ahora hay una petición en change.org para destituir a Perelló como académico, misma que debería ser innecesaria. El nefasto personaje debió ser corrido de la UNAM el mismo día que hizo esas declaraciones.

Sin embargo, Perelló es tan sólo un ejemplo del machismo vomitivo que padecemos en este país. Su manera de pensar y de expresarse son inadmisibles. El amparo de Diego Cruz es inadmisible. Es inadmisible que los feminicidios crezcan todos los años: según el Inegi, del 2000 a 2014 se ha duplicado la cifra de homicidios de mujeres. No podemos seguir tolerando que mujeres como Miroslava Breach pierdan la vida por su trabajo profesional y valiente contra la narco política que nos asfixia.

Por si fuera poco, la violencia de género y sexual ha encontrado en las redes sociales un caldo de cultivo y una caja de resonancia que da escalofrío. Ya me había referido a esfuerzos como PRISM (prismproject.eu) o el de Timothy Gaston Ash, para promover principios de conducta y lenguaje en el espacio digital. El hoyo negro de las redes sociales genera virulencia y salvajismo inconcebibles, sin límites.

Todo esto debe ser tratado con carácter de emergencia nacional por la SEP. Nuño y Treviño tendrían que poner en marcha un plan de crisis, como si fuese una pandemia. En 2009 el N1H1 cobró mil 200 vidas; el machismo cobra dos mil 500 vidas todos los años. Si no se atiende en la educación básica, no lo vamos a resolver jamás.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
¿Qué Inegi?
Mina de oro agrícola
Tsunami sol azteca