Opinión

Volaris pisa talones de Delta en rutas México - EEUU

 
1
 

 

Volaris reportó un aumento en el tráfico de pasajeros al cierre de febrero de 2016. (Bloomberg)

Un meme de Donald Trump enmarcó hace pocos días un reporte emitido por la agencia Airline Network News and Analysis, en el que se veía a un Trump compungido; un muro tipo la Muralla China pintado con las banderas de México y EEUU; y cuatro aviones volando de un lado a otro por arriba del muro. En el cuadro de diálogo, Trump decía: “We’re going to need a bigger wall”.

¿A qué se refería eso? A que, según ese informe, el mercado aéreo entre México y Estados Unidos ha crecido 27 por ciento en 10 años, refiriéndose específicamente a capacidad, y dando cuenta de que ya existen 34.2 millones de asientos disponibles en rutas que van y vienen de ambos lados de la frontera.

Asimismo, el reporte sostiene que el año pasado el tráfico de personas creció 7.2 por ciento, mientras que la capacidad lo hizo al 7 por ciento.

En ese mismo reporte se da cuenta de una realidad: Volaris es una empresa que ya se colocó entre las primeras 5 aerolíneas en transportar gente entre EEUU y México, con una capacidad de 3 millones 406 mil asientos disponibles en las rutas binacionales; apenas debajo de Delta, que tiene 3 millones 789 mil.

Es un gran mérito de Enrique Beltranena y el equipo de Volaris no solo tener un pedazo de mercado importante en las rutas locales en nuestro país, sino haber escalado hasta lograr una posición preponderante en los vuelos hacia y desde Estados Unidos. En su informe financiero del viernes, la firma reportó un ingreso récord de 23 mil millones de pesos, lo que representó un incremento de casi 30 por ciento comparado contra el año anterior.

Del reporte del viernes se puede deducir que efectivamente hay un particular crecimiento para Volaris en las rutas internacionales. En su indicador Revenue passenger miles (RPM), las rutas internacionales mostraron un crecimiento de 25.6 por ciento, mientras que las nacionales lo hicieron al 23.2 por ciento; es decir la movilidad internacional le está funcionando.

La creciente alianza entre Aeroméxico y Delta impondrá un entorno complejo para Volaris a partir de 2017. Lo mismo ocurrirá con el dólar caro, y con las perspectivas económicas magras para la economía mexicana. Pero si algo ha demostrado el equipo de Beltranena es haber calibrado muy bien cada milímetro de su operación, incluyendo cada ruta que elige servir, cada maleta que elige cobrar, cada mascota que se sube a sus aviones.

Volaris es una de las grandes historias de éxito en la industria aérea nacional. No obstante, esta industria es de alto riesgo, porque ante la intensa competencia, su rentabilidad depende de factores que escapan su control, como el precio del combustible o del dólar. 2017 será un año clave para ver cómo responde Volaris a este reto.

Twitter:@SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:

Nestlé, viene la reestructura

Álvaro Fernández, el 'cirujano'

La candidatura de Gloria Guevara a la OMT