Opinión

Vivir para la ley

Las muestras de afecto y reconocimiento al fallecido ministro chiapaneco Sergio Valls han sido evidentes.

El presidente Enrique Peña Nieto junto al ministro presidente de la Corte, Juan Silva Meza, hicieron una guardia de honor. También acudieron a presentar sus respetos Miguel Ángel Osorio Chong, Jesús Murillo Karam, José Antonio Meade, el rector José Narro y el ombudsman Luis Raúl González Pérez, entre muchos otros.

Llamó la atención que a la funeraria llegó un arreglo de rosas enviado por el expresidente Carlos Salinas.

Y aunque usted no lo crea, la nominación y elección del ministro que ocupará el espacio de Sergio Valls, dependerá en mucho del reloj legislativo, es decir, de cómo les amanezca el gallo a los senadores.

Las fechas fatales no ayudarán mucho. El periodo ordinario del Congreso concluye el 15 de diciembre. El receso en la Corte por el periodo vacacional de fin de año comienza el 16 de diciembre y reanudarán actividades hasta el 2 de enero, cuando sesionen los legisladores para elegir al nuevo ministro presidente al cumplirse el periodo de Juan Silva Meza. Y también falta que el presidente de la República envíe la terna al Senado.

Alambreados

En el gobierno capitalino andan más que preocupados, porque cuando contestan una llamada no saben a quién saludar, si al que los está escuchando y grabando o al que les llamó.

En los últimos días Édgar Armando González Rojas dejó la Oficialía Mayor de la Asamblea tras la filtración de una conversación en la que se habla de sobreprecios en la compra de llantas, y en su lugar llegó Jorge Silva Morales.

La sorpresa fue la renuncia de Josué Ramos Miranda de la Oficialía Mayor en la ALDF, quien habría dicho “el que sigue soy yo”, y ¡zaz!, se le cumplió.

Y por si algo faltara, en la Oficina de Comunicación Social del GDF llevan cuatro días sin coordinador.

Por lo que se aprecia hay muchos pájaros en el alambre.

Y como dice Gil Gamés: no empiecen.