Opinión

Vivir con miedo

 
1
 

 

Simulacro asalto cine en Santa Fé  CUARTOSCURO

El fruto del trabajo realizado en materia económica en los últimos 12 meses se materializó en la mejora de la perspectiva de la calificación soberana de México de 'negativa' a 'estable' por parte de Standard and Poor’s.

En opinión de S&P, hay menores riesgos de que los niveles de endeudamiento del gobierno mexicano empeoren en los próximos meses.

Los especialistas en riesgo soberano de la calificadora, encabezados por Joydeep Mukherji, tuvieron palabras de halago a la forma en que el gobierno enfrentó los recientes choques negativos.

Con su decisión, S&P da por descartado, al menos en los próximos meses, un posible recorte a la calificación de México (BBB+), que está dos niveles por arriba del grado de inversión.

La mejora de la perspectiva del país por parte de S&P hará más atractivo para los inversionistas extranjeros tomar posiciones en activos financieros denominados en pesos. No obstante, el entorno económico de México se ve opacado por los problemas de inseguridad.

Se mantiene una tendencia alcista en los homicidios dolosos, al grado de que en junio pasado se registró el mayor número de casos en el país y superó al de mayo, que ya era récord, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El país mantiene altos niveles de violencia y eso se refleja en la percepción de inseguridad de los mexicanos, que vivimos con miedo.
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Inegi, 75 de cada 100 adultos consideran que vivir en su ciudad es inseguro.

Nunca se había registrado una proporción tan elevada desde que el Inegi comenzó el levantamiento de la encuesta en septiembre de 2013.

Villahermosa, Tabasco; Ecatepec, Estado de México, y Chilpancingo, Guerrero, son las ciudades en que se percibe más inseguridad.
Los lugares en que los mexicanos se sienten más inseguros son los cajeros automáticos localizados en la vía pública, el transporte público y los bancos.

Quizá por eso, casi dos de cada tres adultos que habitan en el área metropolitana de Acapulco, Guerrero, han dejado de llevar consigo tarjetas de crédito o débito por temor a la delincuencia.

Es una de las medidas contra la inseguridad que está tomando la población, no sólo la que vive en ese puerto, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública del Inegi.

Otro botón de muestra sobre el incremento de la delincuencia es el robo de vehículos asegurados, que en el primer semestre del año alcanzó la mayor cifra desde que hay registros disponibles. Además, repuntó 31 por ciento respecto a igual periodo de 2016, de acuerdo con información de la AMIS.

De poco servirá que la estabilidad económica siga siendo reconocida por las calificadoras internacionales, si no mejora la seguridad en el país.

Como lo advirtió Sebastián Briozzo, de S&P, entre los retos y desafíos de México está el manejo de las instituciones, lo que tendería a mejorar la calidad crediticia. Es fundamental fortalecer las instituciones de seguridad para combatir la delincuencia. De lo contrario, los mexicanos estaremos condenados a vivir con miedo.

Correo: vpiz@elfinanciero.com.mx

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
​México, 'imán' de capitales
Banxico y la elección de 2018
Banca, ¿negocio de ladrillos?