Opinión

¿Vives en la anarquía financiera? Cuidado, puedes colapsar

 
1
 

 

ME Anarquía financiera

La palabra anarquía se utiliza con frecuencia en el ámbito político para describir una situación de confusión, sin orden, ni gobierno. Esto mismo acontece en el entorno financiero personal y es un mal que tarde o temprano termina con una grave crisis.

En este tema de la administración familiar bien se puede hablar de grados y hay quienes son muy intuitivos y pueden ir mejorado; en cambio, hay otros casos que verdaderamente van al colapso con seguridad.

¿Bajo qué circunstancias ocurre? Veamos algunas de ellas:

1.- Restarle importancia. La anarquía financiera es usual cuando se carece de la sensibilidad de los requerimientos futuros. El caso más obvio son los jóvenes recién ingresados al mercado laboral que estando solteros y viviendo en la casa paterna le dan un cero de relevancia al tema de la organización. El problema es que aun cuando tengan un margen de acción, tarde o temprano buscarán la independencia y será muy complicado hacerlo sin un respaldo.

2.- El éxito repentino. Hay golpes de suerte en los que se obtienen grandes ingresos y por la euforia se cree que será sostenible de forma permanente, gastando en exceso. Casos típicos son los de los artistas o deportistas, pero a otra escala puede surgir con altos ejecutivos o vendedores.

3.- La negación del fracaso. No querer aceptar un mal negocio y desear mantener un estatus suele ser la causa de seguir erogando fuertes sumas de dinero en lujos. Interviene la vergüenza con la familia o los amigos, que tarde o temprano se enterarán del bache económico.

4.- El desorden desmedido. Existe la tendencia en algunas personas a dejar todo para después y esperan que las dificultades se arreglen solas. Aquí también se presentan casos de sobreendeudamiento, retrasos de pago y, por tanto, intereses moratorios; descuidos que minan el patrimonio.

5.- El divorcio. Por lo regular, cuando hay conflictos con la pareja desestiman las finanzas de la familia y abusan de los gastos. En ocasiones se da un fenómeno de sentimiento de culpa y consienten a los hijos, pensando en compensar la separación.

Al final todos destinan más dinero.

Es normal tener errores y siempre habrá áreas de oportunidad para mejorar nuestras finanzas, pero lo que no podemos permitirnos es una total anarquía, porque tarde o temprano la crisis llega y resulta ser devastadora.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Cómo afecta la infidelidad en el patrimonio familiar?
¿Qué significa el “kaizen” en las finanzas personales?
¿Qué tienen que ver las elecciones con las finanzas personales?