Opinión

¡Vivan!, los camiones de doble remolque

 
1
 

 

camiones de doble remolque. (bloggrupopremier.com)

Una sinrazón legislativa está en ciernes: se quiere prohibir la circulación de los camiones de doble remolque, llamados popularmente “fulles”.

Debido a los accidentes que ocurren en las carreteras y autopistas, hay una andanada de legisladores de todos los partidos que están proponiendo eliminarlos. Así, sin más, se quiere bajar de tajo la longitud a un máximo por tractocamión de 22 metros y el peso a un límite de 40 toneladas. Eso sería lo máximo que podría transportar un vehículo de este tipo si prospera esta iniciativa.

Pero hay dos fallas fundamentales en esta propuesta legislativa. La primera es que no se han ofrecido estadísticas convincentes sobre el número, la frecuencia y la gravedad de los accidentes en los que están involucrados estos camiones versus otro tipo de vehículos (se dice que originan 2.2 por ciento de las muertes carreteras, y eso se juzga 'altísimo'). Se asume que, al ser muy grandes, seguramente son los más culpables entre los culpables. Pero muchos ciudadanos agradeceríamos que se brinden estadísticas sobre la incidencia de accidentes por tipo de vehículo, porque hay varios: camión simple, remolque simple, remolque articulado, estacas, tanque, refrigerado, plataforma, etcétera.

El otro problema es que los legisladores no ofrecen una cuantificación adecuada del impacto de la medida en la economía: ¿Cuántos tractocamiones actuales tendrán que dejar de circular? No sabemos. ¿Qué tanto se encarecerían los precios de los productos básicos? No lo dicen. ¿Qué tanto más tráfico carretero se originaría por el efecto sustitución de vehículos? Quién sabe.

La iniciativa de los diputados equivale a decir que como había muchos accidentes en la Ciudad de México relacionados a la gente que conduce alcoholizada, habría que prohibir el alcohol. Hubiese sido un sinsentido.

En cambio, la CDMX instituyó el alcoholímetro: una política de revisión firme que tiene consecuencias estrictas para quien viola el reglamento.

Apuesto que los accidentes carreteros disminuirían notoriamente si la ley y las disposiciones actuales se cumplieran; es decir, si todos los camiones de carga cumplieran con límites de peso; tuviesen buen récord de mantenimiento; verificaran constantemente su estatus de seguridad, etcétera. Estas disposiciones podrían sofisticarse con castigos a quienes las violen: suspender placas de circulación federal; multas a empresas transportistas; verificación de pesos; confinamiento de la circulación a ciertos carriles y en ciertos horarios, etcétera.

Desafortunadamente esto no es así, y los legisladores creen que hay que cambiar la ley prohibiendo un sistema de transporte que ha generado enormes beneficios a la logística y al comercio nacional durante muchos años.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
MX, país donde queman vivos a los ladrones y venden dos veces la tierra
Comemos lo que nos da Ingredion
Ford abandonaría autos subcompactos si sale de México