Opinión

Viene empujando fuerte el mezcal oaxaqueño

 
1
 

 

Entre los principales consumidores de mezcal se encuentran países como Estados Unidos, Chile y España.

Desde hace algunos años, el mezcal viene empujando fuerte hasta lograr ponerse de moda. Hará alrededor de quince años que el restaurante Los Danzantes abrió en el centro de Coyoacán, con la novedad de ofrecer una carta de mezcales, y muchos pensaron que se trataba solamente de una curiosidad, algo para tener un elemento diferenciador. Sin embargo, fue de los primeros en apostarle a este destilado y al paso de los años puede presumir que ganó la apuesta.

Fue poco a poco. Hará tres o cuatro años que en las colonias Condesa y Roma de repente empezaron a aparecer mezcalerías y rápidamente se convirtieron en centros de encuentro de jóvenes. Con este boom también brotaron los “expertos” mezcaliers, los cuáles nunca entendí dónde los habían capacitado tan rápido.

Después de unos siete años de no ir, hace unos días estuve en Oaxaca y quedé gratamente sorprendido por lo transformado que está el ambiente de la ciudad, cada vez más oaxaqueño, más mexicano, pero también más sofisticado, lo cual se refleja en su oferta gastronómica de chefs con restaurantes de primer nivel y una gran vida nocturna animada por el furor por probar y beber mezcal.

El tema de esta bebida está tan en boga desde hace tiempo, que sería difícil negar que ahora se ha convertido en un atractivo turístico de Oaxaca, en una gran razón para decidir un viaje a este estado. Claro, y si a esto le añadimos la belleza de la ciudad de Oaxaca, sus pueblos aledaños de artesanos, su cultura, zonas arqueológicas y, por supuesto, su seductora gastronomía, por citar sólo algunas cosas –ni siquiera es necesario mencionar sus playas, que también son un gran imán para los visitantes–, pero con mucho mayor razón. Viaje redondo.

Que el mezcal es lo de hoy, ni quien lo dude. Por ejemplo, el año pasado durante la ILTM, la principal feria de turismo de lujo que se lleva a cabo en el mundo y que en México se realiza en la Riviera Maya, no hubo cata de tequila, pero sí de mezcal. Presentaron uno de nombre sugerente y voyerista: “Viejo Indecente” –bastante bueno, por cierto–, que impresionó a quienes lo probaron. El mezcal ya está en niveles de turismo premium.

Es por esto que, en un intento por aprovechar esta inercia que sigue ascendente, la secretaría de Turismo y Desarrollo Económico de Oaxaca inició desde hace algunas semanas una campaña denominada “Mezcales de Oaxaca-Sabor que Vive”, el cual tiene como objetivo fortalecer la cultura del mezcal, “ya que a mayor conocimiento y comprensión de esta bebida se incrementa el gusto por ella”, dicen las autoridades de la dependencia, lo cual están llevando a cabo mediante el programa Máster Mezcalier, desarrollado por la Asociación Procultura del Mezcal.

Otro de los objetivos de este programa, según explica la secretaría a cargo de José Zorrilla de San Martín Diego, es diseñar una estrategia de comunicación integral que incluya el posicionamiento en medios convencionales y electrónicos, así como sesiones de capacitación y activación en los centros de consumo con clases de mixología, degustaciones y la formación de embajadores del mezcal.

Para alcanzar estas metas, la secretaría ideó el fomento de la venta de mezcal a través de “Carritos de Mezcal”, cada uno de los cuales contiene 47 diferentes etiquetas, de diversos lugares de Oaxaca y hechos de distintos agaves.

El subsecretario de Turismo de Oaxaca, César Vásquez Bocanegra, explica que para fin de año quieren tiene uno de estos carritos en cien puntos de venta: 80 en la ciudad de México y el resto en Oaxaca, para después atacar Monterrey y Puebla. Para marzo de 2016, su objetivo es tener presencia en 500 de estos centros de consumos.

Lo más increíble de toda esta historia es que uno supondría que su producción y consumo ya es muy alto, pero no es así, sino todo lo contrario: comparada con la del tequila su volumen es casi nada y su venta per cápita en el país apenas es de 0.013 mililitros. Es decir, nada. He ahí la magia del mezcal.

EN LOS ALREDEDORES

Adiós. Ayer falleció Alfredo Arvizu, unos de los publirrelacionistas más respetados de México. Fuimos buenos amigos y, aunque era mayor que yo, compartimos la coincidencia de haber nacido el mismo día del mismo mes. Querido Alfredo, ¡un abrazo y buen viaje!

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
El turismo cubre el déficit de la balanza petrolera
Enrique de la Madrid y su visión del turismo
Embargan la marca FITA