Opinión

Videgaray debe apretar a aseguradoras


 
 
 
Mantengo una relación de amor-odio con mi aseguradora, Axa. Amor, porque cada año, escrupulosamente, renuevo mi seguro de gastos médicos, lo mismo que el de mi apartamento. Axa es una empresa creativa que da de qué hablar positivamente.
 
 
Su 'médico de cabecera', por ejemplo, es un servicio de maravilla.
 
 
No obstante, hay aspectos que me causan frustración, sobre todo sus procesos para reclamar reembolsos cuando hubo un siniestro.
 
 
No soy el único. Una persona del área administrativa del Hospital Español me dijo hace 2 semanas que debieron establecer un nuevo servicio de 'consulta externa' por los abusos de las aseguradoras, principalmente en el servicio de urgencias (no quieren pagar, o hacen demasiado cansado el trámite).
 
 
Para nadie es un secreto que las aseguradoras del país juegan estrategia doble: vender más, y pagar pocos siniestros.
 
 
Por eso pienso que ahora que el secretario Luis Videgaray puso el acento en la reforma bancaria, es también prudente que lo haga en el sector asegurador.
 
 
De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas —que preside eternamente Manuel Aguilera—, existen 103 aseguradoras en el país, las cuales acumularon una prima directa en 2012 de más de 308,000 millones de pesos.
 
 
Este año el sector asegurador estaría creciendo en ese rubro a un ritmo mayor a 6%.
 
 
Pero más allá del desempeño del sector, resulta peculiar que esta industria no se haya convertido en un puntal de referencia para el desarrollo que ha iniciado el país. El tema es fundamental, porque si algo explica la solidez del sistema capitalista en países como Reino Unido o Estados Unidos, es la existencia de un sector asegurador vibrante, en el que (1) todos los ciudadanos confían —porque sí les pagan los siniestros ocurridos—, y en el que (2) las empresas recaen para garantizar la viabilidad de sus operaciones.
 
Estos dos atributos son muy débiles en México. La CNSF dedica sus baterías a emitir circulares cotidianas de bajo impacto y a capturar información estadística, pero es un órgano sumamente ausente de la vida pública. Por eso urge un apretón fuerte al sector asegurador. No habrá desarrollo para el país con aseguradoras medianamente comprometidas con sus clientes.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota