Opinión

Vida y trabajo, un acto de equilibrio

 
Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
 

 

Branson.

Pregunta: Recientemente establecí un negocio de instalación de puertas y ventanas, pero estoy pasando apuros para equilibrar la vida familiar con las necesidades de la empresa. ¿Cómo se las ingenia usted para mantener este tipo de equilibrio mientras supervisa tantas empresas mundiales? Resulta que trabajo todo el día y hasta las primeras horas de la madrugada, lo cual a menudo me mete en problemas con mi pareja, Lucy. Realmente apreciaría cualquier consejo.

—Ryan, Reino Unido.

Durante los primeros años de tu negocio necesitarás dar prioridad y planear reuniones familiares con el mismo detalle con que organizarías un viaje de negocios

Respuesta: Ryan, en ciertos aspectos es mucho más fácil equilibrar mi tiempo mientras administro al grupo Virgin actualmente (con su amplitud de empresas mundiales) que cuando empecé Virgin Records en los años 70 o Virgin Atlantic en los 80.

Eso se debe principalmente a que he creado un equipo fuerte. Cuento con un grupo maravilloso de directores ejecutivos que dirigen las empresas de Virgin, y tenemos unos cimientos financieros sanos que nos permiten correr algunos riesgos más cuando se trata de innovación.

Pero cuando empecé Virgin, había días en que pasábamos apuros para sobrevivir, como sucede a la mayoría de las empresas emergentes. Los días y noches largos en ocasiones eran abrumadores.

Manejé esos desafíos de manera un poco diferente a otros emprendedores.

Promoví a nuestro equipo superior tan pronto como Virgin empezó a experimentar cierta estabilidad, luego me salí de nuestra sede central y establecí mi propia oficina en una casa flotante donde vivíamos mi familia y yo en el barrio de Little Venice de Londres.

Esto tuvo muchos beneficios. Yo no estaba constantemente encima de nuestros gerentes superiores, así que ellos se sintieron verdaderamente con poder para tomar decisiones. Todos pensaban dos veces cuáles problemas presentarme, y yo pude mantenerme alejado de las decisiones rutinarias y enfocarme en los planes más grandes.

Finalmente, eso permitió que yo estuviera cerca de mi familia la mayor parte del tiempo.

Cuando mis hijos, Holly y Sam, eran pequeños, interrumpieron muchas reuniones gateando por la habitación o haciendo preguntas. Después de unos años, nos mudamos de la casa flotante a una casa en tierra y, luego, cuando el negocio creció, establecimos una oficina de Virgin al lado de nuestro hogar familiar. Hace alrededor de una década establecí mi oficina en Necker, la hermosa isla caribeña donde vivimos mi esposa Joan y yo.

Ahora tú estás enfrentando las mismas dificultades: como fundador, tienes que controlar la calidad de tu servicio o producto, dar seguimiento a todos los gastos y dedicar tiempo a escuchar y guiar a tu equipo. Todo esto significa que pasarás gran parte de tu semana y fines de semana en la oficina o de viaje promoviendo tu compañía.

La clave para alcanzar el equilibrio correcto es reconocer cuándo es hora de empezar a confiar a los empleados tareas importantes o encontrar asesores que puedan ayudarte con ciertos aspectos del negocio. Por ejemplo, pudieras contratar a un especialista que te ayude a manejar los problemas financieros; esto me ayudó a evitar algunas dificultades a altas horas de la noche en la oficina cuando Virgin apenas estaba empezando.

Después de un tiempo, necesitarás empezar a delegar tareas administrativas para que puedas enfocarte en hacer crecer el negocio, en vez de supervisar el flujo de trabajo cotidiano (¡y con suerte podrás salir de la oficina a una hora razonable!). Delegar también te permitiría identificar qué contrataciones importantes necesitas hacer para formar un equipo fuerte y crear una compañía sostenible a largo plazo.

Como líder, también debes poner el ejemplo demostrando que está bien tomarse tiempo libre, y que confías en tu equipo para que tome decisiones clave. Inculca este tipo de cultura en tu negocio, y encontrarás que tu equipo es más feliz y tu vida está más equilibrada.

Hoy, me mantengo en contacto con nuestro grupo por teléfono y correo electrónico y visito nuestros negocios en todo el mundo, y Joan y yo nos aseguramos de que nuestra familia se reúna regularmente. En los últimos años hemos organizado viajes en velero a través del Atlántico y excursiones al Mont Blanc en los Alpes.

Este otoño, nuestra familia está planeando recorrer Italia en bicicleta en el Virgin Strive Challenge; y todo el dinero recaudado será para Big Change, una fundación establecida por Sam, Holly y mi sobrino Noah. O en ocasiones simplemente nos reunimos en Necker, donde mis reuniones a menudo son interrumpidas por mis nietos, quienes acaban de cumplir un año. No hay nada que me guste más que relajarme mientras sostengo a un bebé en el regazo.

Durante los primeros años de tu negocio, necesitarás dar prioridad y planear reuniones familiares con el mismo detalle con que organizarías un viaje de negocios. Si te falta tiempo, habrá ocasiones en que Lucy y tú puedan divertirse en un evento que esté relacionado con las acciones de beneficencia de tu compañía.

Todo se reduce a ser flexible sobre las soluciones. A lo largo de los años he trabajado desde una casa flotante, mi hogar y, más recientemente, una hamaca; teniendo horarios variados pero asegurándome de realizar el trabajo. Mantén la mente abierta, y busca las respuestas que sean correctas para ti y tu negocio.

Twitter:
 @richardbranson

También te puede interesar:
Por el bien de su negocio, un emprendedor introvertido trata de volverse extrovertido
Mis seis hábitos para mantener el equilibrio
Ser mentor, una calle de doble sentido