Opinión

Vida de Hidalgo

1
    

    

Auditoría Superior de la Federación, Juan Manuel Portal. (Archivo/Cuartoscuro)

En Tlaltenango, Zacatecas, un pueblo con menos de 25 mil habitantes, está fresca la historia del exalcalde Marco Antonio López que pagó más de un millón de pesos del erario por dos camiones de basura que se llevó a casa.

En la ciudad amurallada de Campeche, el gobernador Fernando Ortega también compró en un millón un camión de basura. También lo tenía en casa cuando la alcaldesa Selem Trueba conducía el proceso de privatización de la recolección de basura en la ciudad.

Ambos fueron pillados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) al revisar las cuentas públicas de 2012 y apenas son dos historias típicas de campeón internacional en corrupción en que se ha convertido México. Representa, sin embargo y para desgracia nacional, nada en la suma total del saqueo anual.

Vienen a cuento porque esta mañana el auditor Juan Manuel Portal acude a la Cámara de Diputados a entregar las observaciones de la cuenta pública 2013 del ejercicio de recursos federales.

El año pasado, Portal llevó el paquete que reveló observaciones por 40 mil millones de pesos a fondos de salud, educación, seguridad y combate a la pobreza en los gobiernos, algo así como lo equivalente a 12 años de presupuesto del Senado. Y lo peor es que las auditorías apenas se aplican a menos de 4.0 por ciento del monto total destinado a los programas. ¿Imagine el tamaño del monstruo? Ninguna entidad de ningún color político se salva.

A los casos de los camiones de basura están los llamados peces gordos en el desvío de recursos o sobrecostos, como el proyecto de la autopista Durango-Mazatlán que concluyó tres años después de lo previsto con un monto adicional de más de 14 mil millones de pesos.

En la entrega del reporte del año anterior, Luis Carlos Ugalde escribía en EL FINANCIERO: “Nadie pela a la ASF”. ¿Cómo? Si legisladores son candiles de la calle y oscuridad de su casa: los coordinadores de los grupos parlamentarios gastaron en 2012 más de dos mil 179 millones de pesos sin comprobar su uso, algo así como la tercera parte del gasto anual del palacio de San Lázaro. Y la historia se repetirá en la cuenta pública que hoy recibe la Comisión de Vigilancia presidida por José Luis Muñoz Soria (PRD).

La comunicación de la ASF posterior a la revisión es poco eficiente. Debería Portal empezar hoy su entrega diciendo en cuántos de los más de 12 mil casos del año pasado, donde se detectaron irregularidades, se promovieron demandas penales y cuántos servidores corruptos están en la cárcel.

Quizá nos quedé claro entonces que muchos de ellos hoy poseen cargos públicos o están en listas plurinominales porque por sus pistolas, como es el caso de los legisladores, ampararon su vida pública no en año de Hidalgo sino permanente de Hidalgo en la ley de Herodes: gastar sin rendir cuentas a nadie.

10 SEGUNDOS… Don Mauricio Toledo, delegado de Coyoacán, cuya red exhibió el abc de cómo hacer dinero fácil, no sólo quiere fuero para él. Sostiene una batalla en su partido el PRD para heredar la candidatura delegacional a su amigo Valentín Maldonado y de diputado a Francisco Mendoza. Hay un personaje que está enojadísimo: don René Bejarano. Dice que son fregaderas, y que le toca a él. Quiere la delegación para Ariadna Montiel.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
Mojica, una candidata sui géneris 
Alumno da cátedra a su maestro Ebrard
Se opaca el sol azteca