Opinión

¿Veremos una curva de rendimientos invertida en Estados Unidos en 2018?

 
1
 

 

economía

En las últimas semanas hemos observado cómo el diferencial entre los rendimientos de los Bonos del Tesoro de largo plazo, respecto a los rendimientos de los bonos de corto plazo, viene reduciéndose, al grado en que varios analistas internacionales han empezado a advertir de que la curva de rendimientos podría invertirse en el mediano plazo. ¿Qué significa esto y qué implicaciones pudiera tener para México?

1. El Banco de la Reserva Federal anunció recientemente que ha iniciado el proceso de reducción de su balance. El anuncio significa básicamente que la Fed va a dejar de recomprar los bonos que mantiene en su haber y que vayan venciendo. Lo que al final implica que va a empezar a recoger dinero de la circulación muy gradualmente, lo que acarrea que los precios de los bonos bajen y por lo tanto que su rendimiento aumente.

2. La propuesta fiscal de Trump, de bajar agresivamente la tasa de Impuesto sobre la Renta a las empresas y a los individuos y ponerse a gastar más en infraestructura, implica que el déficit fiscal va a aumentar, y la oferta de bonos por lo tanto se va a disparar, lo que debe de hacer que bajen los precios de los bonos y aumentar su tasa.

3. El conjunto de indicadores recientes de la economía de Estados Unidos nos muestra una economía que se está acelerando. El indicador ISM de manufactura de septiembre, por ejemplo, llegó a 60.8 puntos, el punto más alto en 13 años. Hay prácticamente pleno empleo con una tasa de desempleo de 4.2 por ciento. Una actividad económica muy fuerte implica que las presiones inflacionarias pueden aparecer en cualquier momento.

4. Mario Draghi, presidente del Banco Central del Euro (BCE), declaró que no se descarta que en el mediano plazo se decida reducir a la mitad su programa vigente de compra de bonos, que hoy en día se ubica en 60 mil millones de euros mensuales. Un menor flujo de creación de liquidez debería de hacer subir las tasas.

5. El Banco Popular de China, que llegó a acumular un portafolio de Bonos del Tesoro de más de tres billones de dólares, y a ser el principal tenedor global de estos títulos, ha estado disminuyendo sus reservas internacionales en más de una tercera parte, y al mismo tiempo, dentro de su portafolio, se ha estado deshaciendo de los bonos del gobierno americano.

Si con todo esto, el mercado está reaccionando en sentido contrario, reduciendo el spread entre los bonos de largo y corto plazos, en lugar de aumentarlo. Esto quiere decir que una fuerza más grande está actuando en el sentido de hacer subir los precios de los bonos, bajando sus tasas de rendimiento. ¿Cuáles pudieran ser los factores que generan esa fuerza?

1. Factores de riesgo geopolítico. La tensión creciente entre Estados Unidoscon Corea del Norte y otros países, como Irán, pueden estar generando un flujo de refugio de recursos hacia los bonos del Tesoro, haciendo subir al dólar contra todas las divisas.

2. Las expectativas negativas en cuanto a la actividad económica ya sean de la propia economía americana o de algún otro país grande que pueda influir en la economía global, pueden influir para que grandes inversionistas institucionales prefieran salirse de otro tipo de activos.

3. Temores sobre una crisis financiera. Yo descartaría ésta en este momento, dada la sobrerregulación por la que atraviesa el sistema financiero en la actualidad.

El ciclo económico en Estados Unidos dura normalmente ocho años. El ciclo de bonanza vigente inició en el cuarto trimestre de 2009. No se ven claras las condiciones para que el ciclo actual se prolongue, a no ser que se apruebe una reforma fiscal muy expansiva y ofertista en Estados Unidos, y que no aparezcan presiones inflacionarias.

En México llevamos algunos meses viendo una curva de rendimientos de los valores gubernamentales en pesos un poco distorsionada. Al ver la pendiente de la curva de rendimientos en pesos se observa un socavón en el mediano plazo. Hoy en día los Bonos M pagan una tasa menor a siete o 10 años que a un día, pero los plazos más largos pagan un poco más. La pendiente no es totalmente negativa.

La explicación que se da es que el mercado está descontando que el Banco de México va a bajar su tasa de referencia en el mediano plazo. Una curva de rendimiento negativa en Estados Unidos, que pudiera presagiar una recesión, seguramente influiría en la curva de rendimientos en pesos, para que ésta tuviera también una pendiente negativa. 

* El autor es presidente de Bursamétrica.

Correo:
eofarrills@bursametrica.com

Twitter: @EOFarrilS59

También te puede interesar:
Las primeras cifras a septiembre
Revisión del crecimiento económico
Gana Merkel, ¿qué significa esto para el mundo?