Opinión

¿Verdad que es rete difícil aceptarlo?

 
1
 

 

Seguridad Guerrero.

Hay días como hoy, en que, para escribir el problema acusa un alto grado de selectividad. ¿Qué tema abordar que no sea interesantísimo?

Veamos: el rescate de Guerrero a donde el presidente Peña envía a todo su cuerpo de seguridad con motivo de la toma de posesión del nuevo gobernador, el señor Astudillo.

Seis secretarios estuvieron presentes, seis. ¿Y por qué no elegir el llamado apagón tecnológico que tiene tantas consecuencias en la vida social y que bien pudiera aprovecharse para transformar los contenidos chabacanos de la televisión en algo mucho mejor y cuya hondura ni siquiera ha sido tocada?

El asunto de la mariguana no es menor: cuando esté liberada su prohibición con los matices que se quiera, ¿qué pensarán los deudos de soldados, policías e integrantes de mafias que murieron al defender o aprovechar la cannabis?

El renovado anuncio de la Organización Mundial de la Salud que señala a los embutidos y a la carne roja como probables estimuladores del cáncer de colon, ¿no es como para tratarlo hasta donde se pueda? A ello habría que añadir el sufrimiento de los animales de engorda y su posterior sacrificio. Tampoco es recomendable dejar de lado el pleito entre la empresa OHL y sus malquerientes ya que eso involucra a cientos de miles de automovilistas que utilizan puentes, carreteras y segundos pisos de paga.

No obstante todos esos llamativos asuntos, hay uno que mediáticamente es sorprendente: las buenas nuevas económicas que apenas son tocadas por los medios y las redes. Todo indica que, como alguna vez en un viaje trasatlántico me dijo Miguel Alemán cuando colaboraba en Telesistema: “aceptar las buenas noticias es rete difícil; eso a los medios les da urticaria”. El comentario tenía un fondo clarísimo en esa época, las buenas nuevas identificaban a quienes las publicaban como prensa vendida.

Es un estigma que aún prevalece y puede ser aplicado a quien públicamente reconoce algún beneficio general derivado de acciones del gobierno o de la alguna vez llamada iniciativa privada. ¿De qué estoy hablando? De algunos datos que no vemos y que no queremos aceptar.

Véase lo siguiente: la inflación ha sido controlada, hay servicios que ya no aumentan como el precio de la gasolina y que otros francamente descienden como algunas hortalizas, el pescado y en ciertos casos industriales hasta la tarifa eléctrica.

Otro dato es el número creciente de empleos formales que mes a mes reporta tanto el IMSS como el INEGI, así como el reporte de cero huelgas. Y lo que debe llenar de molestia y hasta ira para algunos, deben ser los datos que anteayer ofreció el satanizado Banco Mundial.

Sí, el mismo que siempre condiciona con malas artes, restricciones y severas recomendaciones a diversas economías de países, sobre todo a los endeudados. Pues eso. El Doing Business (haciendo negocios) señala que nuestro país se posicionó como la mejor clasificada de América Latina y el Caribe. Y aunque parezca increíble, superior a países como Italia, Chile (que tantas veces nos ha parecido aspiracional), Perú, Rusia y por supuesto Venezuela.

El reporte añade aspectos que parecen insólitos o pagados por manos misteriosas: nuestro país se ubica entre las mejores cinco economías en cuanto a la facilidad para obtener crédito y en el pago de impuestos.

Me asombra ya que los anuncios para la obtención de crédito me parecen carísimos, sea para adquirir un inmueble o para solventar una deuda con algún hospital.

En cuanto a que hemos mejorado en el pago de impuestos, admito que la devolución cuando el ajuste nos favorece en el mes de abril, llega sólo unos días después. Pero, ¿qué nos ha pasado para vencer la desconfianza en el pago de impuestos? ¿Quieren estos datos decirnos que la tecnocracia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la de Economía, del Banco de México y otras agencias gubernamentales que siempre he visto como amenazantes han hecho bien sus tareas o esto significa que hay una nueva generación de mexicanos cumplida, informada y que no se deja abismar por las reiteradas denuncias de corrupción, inseguridad, violencia con que se nos machaca todos los días?

Ojalá sea esto último y que las buenas noticias económicas sean un escudo ante las insistentes advertencias de que el próximo año continuarán los bajos precios del crudo y que nuestras finanzas personales estarán cercanas al infierno de todos tan temido.

Twitter:@RaulCremoux

También te puede interesar:

Por supuesto, esos crímenes quedarán en la impunidad

El general Cienfuegos tiene razón

Ajustes en VW y desajustes con los antorchistas