Opinión

Verba

 
1
 

 

Corrupción. (ciudadanosenred.com.mx)

A medida que inexorablemente la recta final se acerca, el espacio se angosta, la calamidad se ensancha y la esperanza se diluye, fatalidad que por recurrente, cual hado manifiesto, se ha tornado familiar y se asienta en casa con natural desparpajo, ni rinde cuentas ni toma pareceres, a lo más se justifica, si es preciso, con la técnica argumentación que el incrédulo ciudadano ha de beberse completa y rumiarla hasta el cansancio.

La funesta realidad, la más abyecta circunstancia, cualquier voraz desempeño de un servidor público o la actitud más aviesa de alguna entidad pública o privada, pretenden atenuarse con el falaz discurso, con la nueva promesa, que se reverberan al infinito…y más allá, con el eco, siempre disponible, de la tecnología.

A tan sólo dos años de que el destino nuevamente nos alcance (en la práctica sólo uno, dada nuestra tradición política), las promesas se desvanecen, la realidad lacerante evidencia la inconsistencia, cuando no el terrible yerro, en las decisiones más trascendentes para la vida presente y futura de la nación. La zozobra y el miedo, como en épocas por demás conocidas, reaparecen, acompañados, como siempre, del inefable discurso, triunfal, engañoso y por tanto soez y ofensivo de la más elemental inteligencia.

Renacen también, como es costumbre, y cada vez más temprano, los imprescindibles salvadores profesionales: rostros conocidos, contrición, retórica renovada, cuyas virtudes, antes desconocidas, les erigen hoy en fieros inquisidores de los defectos que ellos mismos, hasta hace poco, han encarnado.

Si la realidad se opone al discurso…peor para la realidad. El pasado, el presente y el porvenir pueden ser, según el color del partido, tan encomiables o perversos como se les interprete en el guión particular de acuerdo con sus intereses.

Ni buenos ni malos, sino todo lo contrario. Al fin violencia, corrupción o pobreza son sólo variables interpretativas.

Verba, verba, verba.

El autor es catedrático de la Universidad Anáhuac México Norte.

También te puede interesar:

INEGI, optimismo estadístico

EU, el enemigo en casa

La filípica de Manlio