Opinión

Ventas atadas, desatadas

A un mes de que entró “oficialmente” la prohibición para que bancos y aseguradoras no puedan realizar “ventas atadas”, la realidad es muy diferente.

Lo anterior es porque la práctica que realizan esas instituciones sólo fue erradicada en el papel, ya que en estas semanas han continuado las negociaciones entre la Asociación de Bancos de México (ABM), la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) y las autoridades financieras para encontrar el mejor camino ante los distintos problemas que se han detectado.

Las “ventas atadas” son cuando un banco o aseguradora condicionan la venta o contratación de operaciones o servicios financieros por la contratación de otra operación o servicio, como un crédito hipotecario, para lo cual le venden el seguro de vida o desempleo.

Por la parte del usuario, si hoy pide un crédito de nómina o hipotecario en el cual actualmente el banco le incluye, por ejemplo, un seguro de desempleo para asegurar el pago (de darse esta situación), la realidad es que las aseguradoras no tiene diseñado un seguro como tal que vendan abiertamente, como el seguro de un auto, por lo que si hoy solicita un crédito y está dispuesto a comprar un seguro de desempleo con un tercero, es poco probable que suceda.

En el caso del seguro de vida, atado a un crédito hipotecario, tampoco existe el camino para que endose el seguro al banco con el que tiene el crédito y se cobre, en dado caso que fallezca antes de que pague el inmueble.

Peor aún, si decide acudir a la Condusef para hacer la queja, el recurso procedería porque le quieren vender un seguro atado a un crédito, pero la actuación de este organismo como consejero financiero se encontrará limitada, ya que las aseguradoras no han diseñado productos –como se esperaba sucediera—para estos casos.

Por parte de los bancos que tienen grupos financieros, e incluyen aseguradoras, alegan que “¿Cómo pueden ofrecer un seguro de un tercero cuando en su grupo lo tienen?”, tema que discuten todavía. A la fecha les han pedido mayor transparencia y que indiquen al cliente las opciones y desglosen a detalle los seguros, aunque hasta ahora –dicen-- los acuerdos no llegan.

En otro lado de la moneda, próximamente estarán felices los más de 200 mil efectivos de las Fuerzas Armadas, una vez que se formalice el convenio de Banjército con tres de los principales bancos del país, Banamex, BBVA Bancomer y Banorte, que son los que hasta ahora se han sumado a la iniciativa de dar acceso gratuito a sus cajeros automáticos.

Twitter:
 @LeyvaReus