Opinión

Venta inteligente
de teléfonos  

  
1
Francisco Gil Díaz

  

Francisco Gil Díaz

Fueron 24 mil smartphones por día. Eso fue lo que vendió Paco Gil Díaz, de Telefónica Movistar, durante el primer trimestre de 2015.

¿El total? Dos millones 200 mil teléfonos inteligentes. Si sigue así, colocará este año el equivalente a la cuarta parte de todos los smartphones de nueva conexión en el país del año pasado.

Completó siete millones 300 mil terminales, 34 por ciento de su base de usuarios en el país.

Durante los primeros 90 días del año ganó 863 mil usuarios, muchos de pospago. Para Gil este es negocio redondo, porque Telcel, de Carlos Slim, recortó los subsidios que otorga a los usuarios por la venta de smartphones. Es decir, ahora sí les saca ganancia. Telefónica muestra que quiere competir en serio.

Águila o dólar
A como está el dólar, este es un volado de dos mil millones de pesos. De un lado, Chicago, del otro, alguna ciudad mexicana. Quizá Monterrey. El volado no es con moneda sino con galleta de Mondelez International, con una Óreo.

La compañía decidirá hoy en qué lado de la frontera instalará cuatro nuevas líneas de producción que significan una inversión de 130 millones de dólares.

Antes hablarán con sus empleados sindicalizados de Chicago, de acuerdo con información difundida ayer por su vocera Laurie Guzzinati.

Hacer allá la inversión implicaría al parecer que su gente ceda algunas prestaciones.

Acá su merced acepta casi lo que caiga, si se trata de empleo y eso lo saben en Mondelez, de Irene Rosenfeld, que el año pasado instaló prácticamente una ciudad en el área metropolitana que desayuna machacado con huevo y la presumen como la fábrica de galletas más grande del mundo. Costó 350 millones de dólares.

Despegue de aeropuertos
Desde el año pasado OMA intenta que sus aeropuertos cobren fuerza, incluido Monterrey.

En el área de finanzas que dirige José Luis Guerrero aseguran que pueden tomar altura. En reunión con inversionistas en Estados Unidos, el ejecutivo dio cuenta de su potencial: el 30 por ciento de los aeropuertos del grupo continúa debajo de sus máximos históricos de tráfico del 2007.

Además argumentan que la utilización de pistas en horas pico sigue baja. Ejemplo: 71 por ciento en Monterrey y 50 por ciento en Culiacán.
Eso no se explica cuando las aerolíneas expanden aún más sus flotas de aviones. A su juicio, es cuestión de tiempo ver números ascendentes.

Un dato: por primera vez en siete años el crecimiento del tráfico de esta subsidiaria de ICA superó en 2014 al de Asur. Fue de 11 por ciento.

Opine usted: empresas@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
Se vende Monterrey envasado
La vacante en la Virgin de Branson
¡No hay papel!